canvas no soportado por el browser.

Podcast

Podcast #169 – Dance Spirit

La música de Dance Spirit tiene un pilar fundamental: la melodía. A lo largo de su historia, el dúo norteamericano, que forman Christopher Mohn y Reagan Denius, ha explorado la construcción de armonías que evocan -y provocan- una amplia variedad de sensaciones y emociones, las que a su vez adquieren matices etéreos al desenvolverse sin compromisos entre etiquetas como house, techno y progressive. Pero la fuerte sinergia que logran en el estudio, traducida como consecuencia a sus actuaciones en vivo, no es solo el resultado de una fuerte conexión musical, ya que cada integrante aporta al proyecto con un arma propia. Así, mientras Mohn es un apasionado por la música club y el mundo dj, Reagan combina estudios de música y programación con el que contribuye con un vasto conocimiento en el uso de software y computadores. A la fecha, han conseguido registrar su nombre en sellos como Rebellion, Kindisch, Culprit y Bedrock, y se han presentado en eventos de la talla de Coachella y Piknic Électronik.

 

 

¿Cómo fue el proceso de grabación del mix?

 

Reagan: La grabación la hicimos en nuestro estudio, la dimensión 23, que está en Los Angeles. Todos nuestros podcasts son curatorías muy cuidadas, que luego armamos en Ableton, y que grabamos a través de un mixer XONE:92.

 

¿Hubo algún concepto específico que buscaron plasmar en el mix?

 

Chris: La idea aquí fue hacer lo mejor posible para poder mostrar el talento y la creatividad con que muchos de nuestros amigos y colegas están aportando hoy en día a la cultura. Cada artista en el mix es alguien a quien admiramos y respetamos. Para mi, un mix es una muy buena oportunidad para contar una historia a través de la música, así que esperamos que les guste el viaje.

 

¿En qué se basa la selección de tracks que incluyeron?

 

Reagan: Ya que somos un dúo que toca en vivo, rara vez tocamos como djs. Recibimos muchas promos, además de revisar frecuentemente las tiendas más conocidas, y lo que hacemos siempre es seleciconar y acumular tracks de nuestros artistas y sellos favoritos. Así, cuando llega el momento de hacer un podcast, hacemos una gran compra y comenzamos a trabajar. Es entretenido jugar un poco, probar distintas cosas, sentir un flujo y no pensar mucho las cosas, porque sabemos que eso puede convertirse en nuestro peor enemigo.

 

Su último Ep salió por Bedrock, el sello de John Digweed. ¿Cómo se pusieron en contacto con él y su equipo?

 

Chris: John Digweed ha sido un gran apoyo a nuestra música en los últimos años, y ese apoyo ha crecido con cada lanzamiento que hemos sacado. Ha presentado su música en su programa, Transitions, muchas veces, y nos ha invitado a participar dos veces con un mix. Cuando John estaba en Los Angeles el año pasado, mencionó que le gustaría hacer algo con nosotros en 2017, así que tomamos esa oportunidad y trabajamos muy duro en el estudio por algunos meses, buscando encontrar un nuevo tipo de sonido. Probamos esto en el festival Lightning In A Bottle, y funcionó bastante bien, así que elegimos los tres tracks que pensamos que tenían el mayor potencial de ser tocados por John en uno de sus sets y se los mandamos. Un par de semanas después, nos avisó que los tracks habían sido aprobados para salir por Bedrock.

 

¿Fue este Ep un desafío muy grande? ¿O se enfocaron en trabajarlo como una nueva pieza de música, para así poder ser 100% ustedes, sin ningún tipo de presión?

 

Reagan: Todo funcionó bastante bien y de forma muy orgánica. Siempre hacemos distintos tipos de música, porque nos gusta una amplia paleta de sonidos, así que por lo general buscamos nuevas técnicas. Para las sesiones Bedrock, fijamos nuestro propósito y canalizamos las cosas que nos inspiraban en una etapa temprana, como el primer contacto que tuvimos con la música de Sasha y Digweed. Pero nunca intentamos ser otra cosa que nosotros mismos expresándonos al máximo.

 

En su música hay un claro foco por las melodías. Una estética emocional, a veces nostálgica o melancólica, pero aún así colorida. ¿Dónde se origina esta preferencia?

 

Reagan: Se resume en querer capturar la belleza y tener un eco en la gente. Hay algo mágico en la forma en que las melodías entran al cerebro y logran gatillar una respuesta emocional como nada más puede. Así como el ritmo te puede llevar a un trance meditativo o hipnótico, las melodías te conectan con lo más profundo de ti mismo, con el universo, con el todo.

 

Y tomando en cuenta esto, ¿cómo describirían una de sus sesiones de trabajo?

 

Chris: Nuestras sesiones son siempre diferentes, pero básicamente me siento en las máquinas y trabajo hasta que logro una secuencia de uno o dos minutos que cumple con mi estándar de calidad. Luego, Reagan entra con su magia y sus trucos. Trabajamos tan rápido, que por lo general el proceso creativo es entretenido y con una gran recompensa.

 

Reagan: Las sesiones son para dejarse llevar, dejar de lado el ego y solo avanzar. Pero esto no es algo que haya pasado de un día para otro. Ha tomado tiempo llegar a este punto en el estudio. Hoy conocemos nuestras herramientas, nuestras teorías; están integradas, así que no tenemos que pensar en esta parte al momento de crear. Cuando finalmente llegas a este punto, le abres un canal al universo para traer algo desconocido a la realidad.

 

En su carrera han publicado en sellos como Mobilee, Rebellion, de Crosstown Rebels, y Get Physical. ¿Creen que esto se ha reflejado como una curva de aprendizaje gracias a la que se pueden adaptar a distintos contextos, tanto en el plano de la producción, como por el tipo de gente que sigue a estos sellos?

 

Reagan: Siempre estamos motivándonos a crecer como personas, artistas y artesanos. Lograr dominar nuestras habilidades y ser lo más versátiles que se pueda. Nuestros sets favoritos son esos que son dinámicos, y que pueden llevar a una persona a un viaje a través de distintos estados de ánimo. No hay día que pase en que no me desafíe a mejorar en el estudio, o a intentar aprender algo nuevo. Es algo que mantiene mi mente fresca, y que también origina nuevas técnicas. Probar y errar es algo esencial. Ensúciate las manos, equivócate, aprende las reglas, y luego rómpelas.

 

Chris: Es gracioso, porque si tuviera que escuchar el catálogo anterior de un sello para ver si podemos adaptarnos, probablemente nunca les enviaríamos un demo. Me gusta pensar que los sellos están buscando cosas nuevas que estén en línea con su visión, así que si nos piden algo, intentamos combinar nuestro estilo con el de ellos, sin comprometer nuestra integridad como artistas. O a veces podemos hacer cosas y pensar “a este y a este dj podría gustarles esto…”, y simplemente lo enviamos. En este punto de mi carrera, siento que puedo escuchar casi cualquier tipo de música y canalizar su esencia en nuestras propias producciones, lo que hace que el arte sea más entretenido. Así que me gusta escuchar mucho jazz, pop o r&b para buscar inspiración, especialmente samplear o tener como referencia algunos cambios interesantes. El recorrido para lograr esto me ha significado años de mal arte, pero es algo por lo que tienes que pasar si quieres hacer buen arte.

 

El año ya casi se va. ¿Qué tienen preparado para el futuro próximo?

 

Reagan y Chris: Ahora mismo, estamos mirando a eso maravilloso que es lo desconocido. Este fin de año ha sido una locura, así que nos hemos concentrado en cerrarlo con nuestros trabajos en Bedrock y Crosstown, y también nos estamos preparando para pasar a 2018 tocando con algunos de los mejores en la industria en una fiesta de año nuevo para City Fox. Estamos pensando en ir a México y conectar con la naturaleza de la jungla y sus playas, y vivir la vida con nuestros amigos y colegas, además de experimentar el universo en toda su gloria. Esto es ya casi una tradición, así que es una buena forma de empezar bien el año. También tenemos planes de volver a Europa por un par de meses el próximo verano. Estuvimos saltando el charco durante los últimos 5 años, pero este decidimos no hacerlo para así enfocarnos en nuestra vida personal, y también para tener una mejor base para mejorar nuestro arte. Pero sí tenemos muchas ganas de volver a ese lado del mundo y ver a nuestros amigos europeos. Más allá de eso, hemos estado haciendo algunas locuras en el estudio, y tenemos muchas ganas de llevar más música a la pista de baile.

 

 

Síguenos en:

Comentarios