canvas no soportado por el browser.

Podcast

Podcast #156 – Elias Deepman

Aunque en la actualidad Elias Deepman se desenvuelve ágilmente en la escena techno-house chilena, sus inicios fueron entre bajos, teclados, rock y punk. Porque a los 12 años, Elías Vásquez, su nombre real, ya dominaba algunos instrumentos, y a los 16 ya era parte de distintas bandas. Influenciado por su padre, pinchadiscos de música disco en la década de los ochenta, comenzó a adentrarse poco a poco en el mundo de las mezclas, llegando al drum and bass, sonido que practicó durante alrededor de cuatro años, para luego cambiar de rumbo y comenzar a experimentar con techno, acid y corrientes derivadas. Así, comenzó a construir un capítulo que lo ha llevado a diversos clubs de la capital y el resto del país, practicando un estilo libre, auténtico y que no se apega a tendencias, épocas o formatos en específico. A fines de 2015, y junto a Kamila Govorcin, funda el sello Panal, plataforma desde la que no solo expone su propia música, y a través de la que editó el álbum Life On Mars en mayo de 2017, sino la de artistas con miradas musicales afines, construyendo un círculo artístico desde un punto común. Un músico inmerso en una constante evolución y exploración sonora.

 

 

¿Cómo fue el proceso de grabación del mix?

 

No soy mucho de grabar mixes, así que no existe algún proceso previo de grabación. Lo grabé en casa de Cinthya Cozmar, una amiga y gran talento en potencia. Ocupé 2 Technics 1200, 2 cdj 850, y un mixer Allen & Heath Xone 92, y de ahí directo al Rec.

 

¿Hubo algún concepto específico que buscaste plasmar en el mix?

 

La verdad es que, como dije más arriba, no soy mucho de grabar mixes; me acomoda mucho más estar frente a la gente e ir improvisando según lo que se está generando en el momento. Pero para esta ocasión, y ya que hace tiempo no grababa algo, decidí enfocarme en lo que estoy tocando actualmente, e incorporar muchos tracks míos y algunos inéditos que tenia por ahí. Y se puede decir que sí, que esto es un fiel reflejo de lo que toco en vivo, pero siempre existe otra conexión en ello; me gusta mucho improvisar mi set, e ir manejando la pista de acuerdo a como la voy leyendo durante la sesión.

 

¿En qué se basa la selección de tracks que incluiste?

 

Básicamente incluí los tracks de los discos que me han ido llegando en el ultimo tiempo, tracks de mi últimos trabajos, como Everything o Life From Mars, editados recientemente en Panal Records. Mi maleta de discos está siempre cambiando, así que sí, más de alguno está en el repertorio de alguna presentación, y siempre, siempre, siempre intento incluir alguno que otro clásico, y los voy tocando dependiendo, obviamente, si la pista da o no para hacerlo.

 

Si bien tu música se desenvuelve principalmente entre el techno y facetas acid, también recorre sus distintas variantes. ¿Cómo decides la identidad musical de un track cuando estás en el estudio?

 

Cuando me siento en el estudio, nunca llego con una idea en la cabeza, mi proceso creativo siempre comienza con “colores” más que sonidos. La identidad musical de un track se adecúa más bien al proceso creativo y/o las cosas que estoy viviendo. Ahora, la identidad de un track en cuanto a sonido tiene que ver con los procesos que cada quien usa en su cadena electro-acústica. Para mi, eso es lo que hace la diferencia en el estudio. Y si bien todos podemos producir, y con las herramientas que hay hoy en día todos pueden hacer música, lograr una identidad sonora tiene que ver con los recursos estéticos que hay desde la pre producción hasta la post producción, y todo el proceso creativo que conlleva una obra. Entonces y para finiquitar, claro, últimamente he estado muy ligado a esos “estilos” (Techno, Acid, Dub Techno, etc), pero no seria raro en un tiempo más estar produciendo ambient, o cualquier otro “estilo”, incluso algo en formato banda. Yo siempre he dicho que a mi me gusta hacer música, no Tags (no me gusta el purismo).

 

¿Hay conceptos específicos que te guíen a la hora de producir?

 

Si a un “Jam” se le puede llamar concepto especifico, sí, ya que siempre mi primer paso es comenzar a jamear algo, y de ahí voy dándole forma hasta conseguir un buen loop que tenga variantes, obviamente, para que se pueda desenvolver una canción… Cuando eso sucede, comienzo a grabar todo en multipistas para posteriormente ir adecuando estructuras y mezclar el track.

 

¿Y referentes en los que te inspires? ¿Djs o productores, locales o internacionales?

 

Sí, siempre existen referentes, pero me pasa que más que “inspiración”, intento sentarme a escuchar un disco e intentar deducir cómo lograron hacer ciertas cosas, o cómo llegaron a ese resultado. Últimamente he estado escuchando mucho el sello Monkeytown, de Modeselektor. Dentro del techno a Dj Deep y a London Paranoid. Nacional, he estado harto con White Sample grabando en el estudio, y es una inspiración siempre, ya que nunca he logrado entender del todo el trabajo con modulares, entonces sí o sí él es un referente, ya que para mi lo que hace Ignacio es único.

 

Hace poco publicaste tu primer álbum. ¿Qué te motivó a trabajar en un larga duración?

 

Buena pregunta… La verdad, el fin del pasado y el verano fueron días super intensos en mi vida. Todo partió en Noviembre, cuando tenia que entregar un track para el compilado aniversario de Panal, e hice el track Bohemian Groove, inspirado en las fiestas que hacen unos amigos de Puerto Montt con el mismo nombre. Mientras masterizaba el compilado, nacieron muchas ideas, con ello comenzaron a salir nuevas maquetas y bueno, después de hablar con Kamila, decidí no sacar un track en el compilado aniversario. Primero, porque había editado recién un EP llamado Everything, y segundo, porque las maquetas estaban muy, muy buenas. Entonces, así pase de 1 track a 2, de 2 a 3, y cuando iba en el 4 track, me vi haciendo temas a 70 bpms, y que, a pesar de lo lentos que eran, tenían mucha coherencia en cuanto a colores con lo que venía maqueteando, y fue ahí cuando decidí que se transformara en LP, ya que venia sintiendo muchas cosas que me inspiraban a hacer música. Estaba sacando un track por semana, y de hecho el proceso creativo de “Life From Mars” fue super rápido; me demore alrededor de 3 meses en terminar el disco, e incluso, dato freak del disco, las voces del track principal me las mando Magdalena como 4 días antes de la fecha de mastering en CHT. Entonces, me vi llegando de tocar un día a las 6 am, y en modo insomnio, comencé a mezclar las voces con audífonos, y envíe las mezclas 2 días antes del mastering para ver si existían correcciones. Por suerte no había, y de hecho el mastering también fue muy, muy rápido.

 

Pero además de dj y productor, eres la cabeza de un sello. ¿Qué te motivó a ser parte de Panal Records como co-fundador?

 

Panal nació por necesidad. Veníamos hace rato con Kamila viendo donde editar nuestra música, y en verdad fue como un “do it yourself”. En un principio no sabíamos mucho como hacer todo, pero gracias a internet, y preguntando a amigos que habían elegido este camino, fuimos de a poquito indagando hasta que dimos con todo lo que necesitábamos, y así fue todo dándose orgánicamente. Un amigo, Juann (Janaki), nos mostró material en la buena onda sin saber que veníamos pensando en esto, y nos encantó. Le comentamos que estábamos armando Panal (que en ese momento no tenia nombre aún), le encantó la idea, y así ya teníamos 2 releases listos antes de incluso tener el nombre para el sello. Yo creo que el motivo principal de todo esto radica en hacerse cargo finalmente de lo que hay que hacer, o hacer bien la pega. Con esto no juzgo ni critico a nadie, es más, solo intenté hacerme cargo de lo que según yo faltaba, y bueno, es lo que estamos intentando hacer todos los días en Panal.

 

¿Y cuál dirías que es el objetivo que persiguen como sello?

 

Siempre nos planteamos un sello como algo “inclusivo”, no “exclusivo”. Entonces, yo creo que ese es el objetivo. Muchas veces, existen muy buenos productores que están haciendo súper, súper buena música, y por ser “desconocidos”, o incluso no siendo tan desconocidos, no tienen dónde editar su material, ya que no hay un backup que sustente o haga a un sello apostar por ellos. Panal es el reflejo de lo que nos pasó a nosotros cuando quisimos editar nuestra música, y es por eso que escuchamos absolutamente todo lo que nos llega, y siempre damos un feedback al respecto. Entonces, mientras nos haga sentir algo, y tenga los colores que buscamos, créeme que le vamos a dar la bienvenida al sello.

 

Para seleccionar a los artistas que se van sumando al catálogo, ¿tienen algún criterio en específico?

 

Sí, más que un “estilo musical” o buscar un artista (aunque para los compilados, sobre todo, intentamos invitar a los que humildemente para nosotros son súper buenos productores), buscamos un color, que nos haga sentir algo y que tenga identidad sonora. Yo sé que con esto dejo un espectro súper amplio al respecto, pero creo que es cosa de dar un par de plays en el Soundcloud de Panal para entender a lo que me refiero. Aunque la verdad, siempre nos dejamos sorprender con lo que nos envían, y cuando algo nos llama la atención, le damos más de alguna repasada antes de dar un si o un no.

 

Como dj, productor y parte de un sello, ¿cómo ves la escena chilena en esos tres planos?

 

Como Dj, siento que la falta de clubs, tema común desde siempre, y la cantidad de djs que hay, hace que destacar en una escena que está creciendo vertiginosamente (sobre todo estos 2 últimos años), es muy difícil. Hay que estar lidiando con muchas cosas al mismo tiempo, y es un poco ir a la guerra cada vez que hay que ir a tocar. Aunque, positivamente, al menos en la escena que me muevo yo, que es mas “under”, el público que va a las fiestas donde tocamos tiene una oreja mucho mas “curada”, y eso hace exigirse mucho más a la hora de ir a tocar. También destaco que dentro de estos 2 últimos años se están viendo muchos más djs que tocan con vinilos, y eso es super positivo también a la hora de seleccionar tracks.

 

Como productor, siento que estamos en un súper buen momento. Todos están haciendo súper buena música, y eso hace que uno se esté re inventando a cada rato, desde comenzar a leer y estudiar sobre producción, música, etc, hasta también elegir mejor o modificar los procesos creativos para ir consiguiendo distintas formas de llegar a un resultado. Incluso el compartir con otros productores en el estudio está generando algo muy entretenido, didáctico, y es un super buen ejercicio.

 

Como parte de un sello, en Chile siempre ha existido la necesidad de expresarse. No sé a que se deberá este fenómeno, pero me parece super positivo. Recuerdo cuando fui a buscar el master de mi LP donde Raff, a CHT estudios, y conversamos de eso. En Chile, aunque muchas veces no existan recursos para hacer música, la necesidad de expresar algo siempre ha estado presente, y en Panal se ve eso. La cantidad de demos que llegan a veces es muy, muy entretenida. Es como un poco la democratización de la música, donde si alguien tiene algo que contar y tiene nociones de música, va a encontrar la manera de hacerlo, y eso es un fenómeno muy interesante.

 

Para cerrar: ¿qué sigue en tu carrera?

 

Este año estoy enfocado 100% en Panal Records, agendando y curando junto a Kamila el catálogo para lo que queda del 2017 y principios del 2018. Por ahí están saliendo maquetas que pretendo usar para editar otro Ep de aquí a fin de año. Dentro de todo esto, que tiene que ver con Panal, estamos viendo la posibilidad de editar un par de discos en vinilo, los cuales deberían (ojalá) salir dentro del 2017. Estoy preparando material para los amigos del sello ISLA, quienes me pidieron un Jamtape que esta ahí en su etapa final, y que debería salir ahora muy pronto. Estoy maqueteando otro EP para un sello de Colombia también. Pretendo viajar, de aquí a Diciembre, por algunos países de Sudamérica si todo sale bien. Y bueno, eso, finalmente surfeando la ola y esperando que todos los planes se concreten sin problemas.

 

 

Síguenos en:

Comentarios