canvas no soportado por el browser.

Galerías

Red Bull Thre3style

12/17-12-2016

Cuatro clasificatorias y una gran final. Cinco días en total en los que los ojos del mundo estuvieron puestos en Chile. ¿Y la razón? Red Bull Thre3style, la competencia que buscó coronar con un reconocimiento mundial al pinchadiscos más hábil; el más ágil, el que mejor llegada pudiera conseguir con el público y que con mayor energía los pudiera poner a bailar. Las bases estaban establecidas y los seleccionados ya pisaban la capital; pero un campeonato de esta envergadura necesitaba jueces de la talla, por lo que en esta oportunidad los encargados de evaluar las habilidades de cada participante fueron figuras con una trayectoria envidiable y, a la misma vez, alabable. Y así, Jazzy Jeff, Nu-Mark, Mix Master Mike, Dj Craze y Skratch Bastid, llegaron hasta Santiago para tomar los puestos de honor y poner nota al trabajo de cada uno de los finalistas, los que a su vez llegaron a suelo local provenientes de 24 países ubicados en distintos puntos de todo el mundo.

 

De esa forma, y ya en competencia, el primer día vió a JFB elevar los brazos al llevarse el primer lugar, mientras que el segundo día, Dj Puffy dejó en claro que Barbados es más que solo Rihanna, asegurando un -merecido- puesto en la final. Tercera etapa, y el japonés You-Ki se quedaba con el puesto ganador, mientras que el viernes, Beast Mode llevaría a Australia directo a la final. Cada uno en su estilo, con su propio carisma y con una diversa selección, logró la atención -y aprobación- del jurado al cumplir con los requisitos mínimos para destacar: tres estilos, técnica e interacción con el público. Pero eso no era todo, ya que cada evento contó con uno de los jueces como invitado para tomar el control de las máquinas y entregar su propia propuesta. Y si ya cada finalista se llevaba aplausos, estos se duplicaban cada vez que uno de estos consagrados artistas tomaba el control de la cabina. Cada noche fue un lujo total y absoluto.

 

Con los cuatro mejores elegidos y confirmados, sumados a Dj Trapment de Canadá, todo estaba preparado para que la del sábado fuera una jornada única. Y vaya que lo fue. El Velódromo del Estadio Nacional fue la sede de una tarde en la que la música reinó, y en la que la destreza de los -en el momento- mejores del planeta animó a los cientos de asistentes que llegaron hasta el espacio ubicado en Ñuñoa. Y es que además de los finalistas, cada juez entregó -por segunda vez- una sesión en la que solo 30 minutos fueron necesarios para subrayar los créditos que avalaban sus trayectorias respectivas. Y así ocurrió. Pero luego, llegado el momento de la verdad, cada finalista dejó todo en las tornamesas y controladores para llevarse el título de vuelta a casa. Y aunque todos confirmaron tener los conocimientos técnicos para llevarse el cetro, solo uno lo logró: Dj Puffy. En quince minutos, el barbadense superó a sus contendientes y se quedó con el trofeo final y los aplausos de todo el recinto.

 

Fueron cinco días; cinco jornadas en las que se demostró que el talento no obedece a coordenadas geográficas, y en las que el tornamesismo mundial tuvo una sola capital: Santiago, Chile. Un evento irrepetible, que quedó registrado entre las instancias más importantes que la música chilena ha tenido en su propio terreno, y en la que fuimos testigos de las figuras con mayor habilidad cuando se trata de mezclar. Para el -gran- recuerdo.

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fotos cortesía de Red Bull.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Síguenos en:

Comentarios