canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Mirko Loko

Conversamos con el productor suizo a poco de su regreso a Chile.

Cuando Mirko Loko toma la decisión de entrar al estudio a crear una nueva composición, es el momento exacto en que la música comienza a prepararse para tomar caras múltiples y alcanzar una diversidad poco común en el -cada vez más- sobrecargado panorama actual. Una vez que el productor suizo comienza a manipular sus equipos, inicia un proceso en el que abre su creatividad para desarrollar sonidos dueños de una esencia única y completa, los que cobran armonía y personalidad ya propias al balancear texturas tan oscuras como iluminadas y sonidos tan profundos como hipnóticos. No por nada sellos de la talla de Wagon Repair, Planet E, Cadenza, Desolat y Visionquest han querido sumar su trabajo a sus respectivos catálogos. Apegado a las influencias clásicas del house y el techno, pero con una clara noción de lo contemporáneo, Mirko Loko es un artista que ha comprobado tener las capacidades para idear piezas atemporales, además de sesiones de club en las que configura un colorido viaje a través de distintos géneros, épocas y tendencias. A poco de regresar a Chile para participar en Club La Feria y con un nuevo disco bajo el brazo, nos pusimos en contacto con el músico de Lausanne para conversar sobre su relación con el país y los procesos que dieron vida a Comet Plan, placa que marcó su regreso al sello comandado por Luciano.

 

Seis años tuvieron que pasar para que publicaras un nuevo disco. ¿A qué se debió esto? ¿Decidiste enfocarte más en singles y Eps?

 

Sí. Antes de pensar en hacer un nuevo álbum, me concentré más en una serie de remixes para Martina Toplley-Bird (Massive Attack), Layo & Buschwaka, dOP, Luciano o Takuya Yamashita, y además lanzamientos para sellos como Visionquest. Estaba involucrado en demasiados proyectos al mismo tiempo como para tener la oportunidad de parar y tener el tiempo para producir otro álbum de la forma en que quería. Para ser honesto, no siento la sensación de que ya hayan pasado seis años. También prefiero producir cosas útiles y necesarias más allá de inundar el mercado con cosas ordinarias o triviales.

 

Comet Plan, tu nuevo disco, fue producido durante un período de dos años. ¿Cómo fueron los procesos creativos que dieron forma a las ideas de donde nació la música?

 

Quería crear música que me diera ganas de escuchar. Lo más importante para mi era poder cristalizar mis ideas y crear un universo que me pudiera reflejar. Así es como llegó a mi cabeza la idea de hacer un álbum con tracks diferentes, pero que se relacionaran entre si. Desde mi punto de vista, este disco está más logrado que el anterior. Dejé un espacio considerable para tracks más electrónicos.

 

¿Cuál fue la selección de equipos que usaste para producirlo?

 

Usé muchos sintetizadores virtuales y todo tipo de pequeños plug-ins que combiné con equipos análogos, como un Moog Sub 37, máquinas de ritmo Roland TR8 o un Sintetizador Origins, de Arturia.

 

 

El disco es descrito como un viaje a través de tus influencias, ¿intentaste, de forma natural, expandir tu música lo más posible buscando probarte a ti mismo la diversidad que alcanzas como artista?

 

Quise contar una historia con piezas musicales que simplemente disfrutara escuchar, sin pensar en el eventual resultado que podrían tener en un club. Es más, una gran parte de estos tracks no están pensados para una pista de baile. Creo que un disco nos da la oportunidad de expresarnos en un sentido más amplio. Mi idea era crear tracks/canciones, que, en conjunto, pudieran construir un todo homogéneo, un set más armónico.

 

¿Fueron estas solo influencias clásicas, como la música de Detroit y Chicago, o también estás interesado en las tendencias contemporáneas?

 

¡Totalmente! Paso mucho tiempo escuchando escuchando todo tipo de música, buscando tracks que pueda tocar en un dj set. Me encanta pasar horas buscando cosas viejas, pero también, y principalmente, nuevas. Me gusta mucho la modernidad que tienen las texturas musicales que se producen hoy; me gustan los nuevos sonidos. Creo que es importante mirar hacia adelante, sin olvidar lo que se hizo en el pasado.

 

Tal como este nuevo disco, muchos de tus trabajos han sido publicados por Cadenza. ¿Cuál es la opinion que tienes de ellos, tanto como un sello como una familia de artistas?

 

Como sello, es desde hace más de 10 años una referencia en calidad. Es muy raro ver que un sello pase los 100 lanzamientos con un registro de tracks tan sólido. Han producido grandes artistas y probablemente lo seguirán haciendo, independiente de lo que diga la gente. Tengo mucho afecto por Luciano y Amélie Nicolet, quienes han sido mis amigos por muchos años. Espero producir música para Cadenza nuevamente si la oportunidad se presenta.

 

Pronto estarás de vuelta en Chile para tocar en Club La Feria. ¿Qué conoces del país y su escena?

 

Chile tiene un significado muy simbólico para mi. Tengo una conexión especial con el país por los amigos que te acabo de mencionar, por el sello Cadenza y, por supuesto, no podemos hablar de Chile sin mencionar al tremendo Ricardo Villalobos, a quien respeto mucho. Es increíblemente talentoso e irradia algo muy potente y especial. La música electrónica ha progresado significativamente con él como una influencia para muchos y siempre ha mantenido su integridad. Y siempre se mantiene actual, claro. Tengo un gran respeto por él. También hay otros artistas que me gustan mucho, como Felipe Venegas y su excelente sello Drumma, Dandy Jack, Felipe Valenzuela, a quién conocí por Cadenza, y Aldo Cádiz, que no lo conozco personalmente, pero si soy un seguidor de su música. ¡Chile es una gran fuente de talentos!

 

Para cerrar: ¿cuáles son tus planes para el resto del año?

 

Estoy trabajando nuevamente en una serie de remixes y maxis. También estoy planificando un nuevo show en vivo con el que pienso viajar este año, además de un dúo con Francesco Tristano, con el que tenemos pensado tocar solo en ocasiones especiales.

Síguenos en:

Comentarios