canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Entrevista: Laurent Garnier

Nos comunicamos con el legendario músico francés para conocer su opinión del festival Sónar, la actual escena de djs y más.

The Man With The Red Face es sin duda uno de los tracks más icónicos que existen dentro del amplio universo techno/house. ¿Y quién es su creador? Una figura clave: Laurent Garnier, músico francés con más de 25 años de carrera y un personaje esencial dentro de la historia y constante desarrollo de la música electrónica. Desde fines de los 80, en ese entonces conocido como Dj Pedro y frecuente en clubs como la histórica Hacienda en Manchester, comenzó a practicar un estilo y una técnica de mezcla que es hasta el día de hoy conocida por su variedad, su coherencia y fuerte consistencia, a lo que agrega además una dosis de riesgo al probar distintas fórmulas para construir una sesión. En 1994 fundó F Communications, sello que entre 1994 y 2008 publicó el trabajo de nombres como Mr. Oizo, Vince Watson, Scan X, St Germain y, por supuesto, material propio. Guiado por una pasión única tanto por su oficio como por la música, se desafía constantemente para refrescar su repertorio, sus estilos de producción y mantenerse firmemente vigente, objetivo que ha logrado sin problemas gracias a una actitud siempre adelantada y decidida. Impredecible, celebrado y admirado; pocos artistas han logrado llegar al sitial de honor en el que se encuentra hoy Laurent Garnier.

 

El próximo sábado, Laurent estará una vez más en el festival Sónar, por lo que nos contactamos con él para conocer su opinión del evento, sus planes futuros y su mirada del panorama actual, entre otras cosas. A continuación, el resultado de más de una hora de una muy interesante conversación.

 

 

En algunas entrevistas por internet destacan el hecho que llevas haciendo bailar a la gente por más de 25 años, y en el documental Beatz mencionas que a los clubs donde tocas están llegando los hijos de tus amigos, lo que consideras un poco aterrador…

 

Si, es muy aterrador (risas).

 

Pero luego de todo este tiempo, ¿cómo has visto evolucionar la escena? ¿Cuáles crees que han sido los principales cambios que ha sufrido?

 

La verdad es que creo que no han habido cambios tan drásticos. Es solo que la música electrónica se ha convertido en algo cada vez más grande y que está atrayendo a más y más gente. Ahora, la música que hace algunos años asustaba a la gente porque decían que era para drogarse, para gays o cosas estúpidas como esas, está en todos lados; la encuentras en las películas, en publicidad, en restaurantes. Si vas a cualquier festival grande, incluso que se caracterice por cualquier otro tipo de música, como jazz o rock, siempre hay algo de electrónica en alguna parte.

 

Creció de algo muy pequeño, de nicho, a algo enorme y masivo…

 

Por supuesto, se convirtió en algo muy grande. Pero el mensaje o la idea tras ella, que era muy hedonista, de querer ir de fiesta y pasarlo bien, no ha cambiado mucho. Es algo muy simple y sin un mensaje político fuerte como lo puede tener el hiphop o el rock. Y la música evoluciona, pero cuando hoy escuchas algo que es considerado underground, suena como si hubiese sido creado hace unos diez o quince años. Lo que yo toco actualmente como dj, que es material nuevo, podría haber sido producido perfectamente hace mucho tiempo. Así que no ha cambiado tanto, solo ha crecido mucho.

 

¿Como si su esencia se mantuviera en el pasado…?

 

No, no es que esté en el pasado, pero las tecnologías han cambiado y la música electrónica ha recibido la ayuda necesaria para que quienes desarrollan música, computadores o plugins, puedan innovar en su sonido. Pero nuevamente, hacer música y todo lo político alrededor de ello no ha cambiado mucho.

 

 

La figura del dj también ha tenido una transformación considerable. Ha pasado de ser quien animaba una pista de baile a, en algunos casos, una superestrella, como Deadmau5 o todas estas figuras que ha traído consigo el EDM…

 

Si, pero el EDM es algo un poco diferente. EDM es la parte comercial o pop de la música electrónica. Y si bien hay un lado comercial en el hiphop y un lado comercial en el rock, esto, el EDM, nunca ayudado a que el movimiento underground real innove y siga adelante. La verdad es que no considero al EDM de la forma que se comunica, como una parte más del universo techno, porque ambos buscan cosas muy diferentes. Eso es algo que ha cambiado, tienes razón en eso. La música techno siempre se trató sobre el futuro o, como solíamos llamarla, música sin rostro, porque no nos promocionábamos a nosotros, si no nuestra música y el contenido en ella, más que cualquier otra cosa. Hoy el EDM promociona una imagen, un logo, una palabra con letras brillantes sobre tu cabeza, y no lo que contiene. Sabemos bien que cuando la música cambie y una nueva moda llegue, su contenido va a cambiar. Así que no pienso en ellos como productores techno de verdad, ya que llegaron por el negocio, el dinero y la moda más que el amor por la música. Para mi es otro mundo, uno completamente diferente y al que no me siento conectado.

 

Entonces, ¿sientes que la figura del dj no ha tenido un cambio radical desde que comenzó a lo que es hoy?

 

Las herramientas que usamos han cambiado mucho. En el pasado solo teníamos tornamesas, pero ahora podemos elegir qué tecnología usar, una que se adapte a tu propia forma de tocar. Yo antes usaba mucho vinilo, luego probé con cds y después dispositivos usb, pero ahora encontré las herramientas ideales y que se adaptan perfecto a mi estilo. Actualmente tenemos diferentes instrumentos para tocar.

 

Cuando el house llegó hace 25 años, todos los chicos querían convertirse en djs. Quizás la escena era más pequeña que ahora, pero ser un dj era cool. Muchos de ellos dejaban de comprar guitarras o tener un micrófono porque la moda era ser un dj; estar en un escenario y tocar la música de otros. Eso se ha vuelto algo mucho más atractivo para los jóvenes de hoy, pero en ese entonces, y tan pronto como el house apareció, lo hizo también esa nueva moda: el dj. Así que creo que el principal cambio, más que otra cosa, ha sido la tecnología.

 

 

En Beatz también hablas sobre la sorpresa que te causa que actualmente un dj toque solo dos horas y no tenga más repertorio. ¿Crees que muchos de los djs actuales se basan simplemente en éxitos para crear su set?

 

Creo que hace unos diez años llegó una nueva camada de djs que preparan su música previo a un show y que se rodean de managers muy poderosos. Estos tipos concentraron su trabajo solo en la energía y la potencia, todo en un menor tiempo para así poder golpear a la gente más fuerte. Ellos vienen de un lugar diferente a mi generación. Yo aprendí a ser dj en un espacio donde el dj no era importante, donde la gente iba a un club simplemente porque era bueno. No importaba quien estaba tocando, por lo que teníamos que aprender a pinchar en la etapa en que un club estaba vacío, que luego se llenaba y que finalmente volvía a vaciarse. Así que no armábamos la noche de la misma forma que cuando solo tienes una hora y media para tocar, en medio de la noche y con la pista llena, que cuando llegas y no hay nadie. No comienzas con techno duro en el inicio si en el club no hay nadie. Tienes que aprender a controlarte y construir una historia. Lo mismo al final de la noche; no quieres matar a la poca gente que queda con algo de techno frenético y potente. Es como una montaña rusa, juega con los cambios; al menos mi me gusta tocar así. Pero es cierto que hay una nueva generación que toca sets más cortos y que aprendió a enfocarse en pequeños espacios de tiempo, por lo que a veces me gustaría verlos en sets más largos y ver qué de lo que realmente son capaces. Porque creo que si solo tocas un estilo de música en una hora y media, no le estás mostrando a la gente quien eres de verdad. El público gasta su dinero en la entrada, pero no recibe lo adecuado a cambio, y yo además estoy perdiendo mi tiempo porque no veo lo suficiente. Es como tener una relación: mientras más duras es mejor, porque te guste mucho o no, al menos puedes tener una mejor idea sobre quien tienes frente a ti.

 

Entonces, y con este panorama en cuenta, ¿cuáles crees que son los desafíos que tiene un dj actualmente?

 

No lo sé, porque no ha cambiado mucho, pero las decisiones que se tomen no deben ser del manager, son siempre del artista; debe pelear por lo que cree correcto. También tengo un manager y hemos trabajado juntos por veinte años, pero trabajo con él y no con otros porque entiende quien soy, lo sabe bien y pelea duro por conseguir lo que me gusta, que es tocar en los lugares correctos y por una cierta cantidad de tiempo. Incluso si voy a un festival, donde generalmente los djs tocan una hora y media, voy a pelear por conseguir tres, o al menos dos y media, de otra manera no voy a ir. Pero no es algo que decide el manager, es el artista quien debe elegir qué es lo que quiere. He trabajado con otra gente además de mi manager, pero en un punto tuve que parar porque me hablaban de dinero antes que cualquier cosa. Y eso no funcionó. A mi me tienes que hablar de la música, del lado artístico de las cosas: hacia dónde vamos y cómo lo lograremos. Me importan mucho esas cosas. Si viene un tipo y me dice “Hey vamos a hacer un montón de dinero”, le diré que se largue; adiós. Dejé de trabajar con gente así, pero me alegro mucho porque he estado trabajando como dj por mucho tiempo y hoy es un gran lujo poder decidir hacia dónde ir; elegir la cantidad de fechas y a qué lugar voy. Es por la posición en la que estoy, que es genial, pero creo que si un artista joven quiere que le vaya bien, debe tener reglas, reglas estrictas con su manager y pelear por ellas. Y si el dinero es su meta principal, especialmente en el negocio de la música, va por un mal camino. El dinero nunca debería ser el objetivo.

 

Muchos de estos chicos de los que hablamos hace poco se interesan en ser dj y pueden aprender en su pieza gracias a las tecnologías que hay disponibles, a las cuales es muy fácil acceder, y que piensas que ha sido el principal cambio. Hoy es más asequible comprar los equipos y descargar música. A pesar de esta facilidad, ¿crees que el espíritu el dj o productor sigue siendo el mismo?

 

¡Claro! Pero no porque la tecnología sea simple o ayude a la gente a hacer algo los va a transformar en buenos. Les va a dar una mano para que mezclen o puedan crear algo, pero eso no significa que el resultado será bueno. Puedes ir a la mejor escuela de djs, que las hay, y vas a aprender a mezclar, eso es seguro, pero no vas a saber cómo tocar el track correcto en el momento indicado. Lo tienes que sentir, eso es algo que no se aprende. Es como usar una herramienta para que tus fotos se vean mejor; si no tienes el ojo para tener un buen disparo, tu foto solo será normal. Y esto es lo que vemos hoy en día; la música está cada vez mejor producida, por lo que podemos decir que la música promedio es de mejor calidad que hace algunos años, pero aún está ese punto en el que la buena música es buena porque alguien tuvo la idea correcta en el momento indicado. No deberíamos condenar el hecho que la tecnología ayude a la gente, porque eso es algo genial. Por lo menos tendremos más gente que hará cosas, serán creativos y mostrarán quienes son. Al final del día los buenos van a destacar, pero es más difícil reconocerlos porque son cada vez más.

 

¿Entonces lo que importa finalmente es la inspiración…?

 

Sabes, si un dj es aburrido, no importa la tecnología que use, seguirá siendo aburrido. Y podemos ver a muchos de ellos en un montón de clubs. Puedes ir a un diferentes lugares con un dj que puede mezclar muy bien, pero que lo que sea que quiere transmitir y mostrar a la gente, es realmente aburrido. Y nunca va a aprender a no serlo. Hay muchos de esos, pero al menos la tecnología va ayudar que la gente creativa, y que quizás no tiene el dinero para comprar dos tornamesas y algunos vinilos, pueda también destacar. La tecnología no te va a enseñar a tocar el track correcto en el momento indicado; no va a elegir música por ti.

 

Este es el punto en que algunos puristas inician la discusión entre lo digital y lo análogo. ¿Cuál es tu posición sobre esto?

 

Mi posición es que la buena música es buena y la mala música es mala. Me importa un carajo si es hecha con un 909 o un nuevo plugin que replica su sonido. Y para ser honesto, yo nunca tuve una 909, pero eso no me detuvo. Cuando estoy en una pista, no me pregunto si el dj está tocando vinilo, usb, cd o final scratch; eso no me importa, lo que me interesa es si la historia es lo suficientemente atractiva como para cerrar los ojos y entregarme a la música. ¿Es lo bastante bueno para llevarme a un viaje y sacarme de todo? ¿Alejarme de mis problemas? Esa es mi pregunta, no si el track fue hecho con digital o análogo. Siempre ha habido gente que se pregunta cómo hicieron un hi hat o un sonido determinado; yo nunca me la he hecho. Para mi es muy simple: ¿Ese track se comunica conmigo? ¿Me hace mover la cabeza? ¿Me aburre?. Un mal track hecho con herramientas análogas, seguirá siendo malo. El mejor track del mundo, que fue hecho solo con digital, seguirá siendo un buen track. Y tengo que decir que opino lo mismo sobre el vinilo, los cds o lo que sea. Y entiendo que porqué las generaciones más jóvenes están peleando por el vinilo, porque crecieron en un mundo donde se niega el pago por la música. El techno ya no está en una pelea. Nosotros peleamos para que esta música existiera y fuera considerada como un estilo. Hoy es completamente aceptada, así que la pelea de ellos es muy diferente.

 

Desde el comienzo el techno se ha tratado del futuro, de hacer entender a la gente que podemos hacer música con un computador. Un computador no es una amenaza para la música, porque sin una persona tras la máquina, esta nunca sería buena. Muchos músicos rechazaban el techno y decían no era música porque era hecho con computadores, así que peleamos muy duro para que la gente aceptara que la tecnología era en realidad parte de nuestra música. Entonces no podemos, veinte o treinta años después, decir que quizás deberíamos volver a usar viejos instrumentos y dejar de lado la tecnología, cuando hemos peleado por ella por tanto tiempo. Lo encuentro estúpido. Peleamos por el futuro y por el mañana. Hoy veo que muchos chicos llegan y dicen “era mejor antes”. No, el techno se trata del mañana, no del ayer. Es bueno conocer el pasado, conocer la historia, claro, pero una vez más, el techno es sobre el mañana, no el ayer. Hay gente que le gusta pensar mucho y que habla y cuestiona demasiado. Para mi la pregunta es “¿Es ese track bueno o es mejor este otro?” Si tengo que elegir solo uno, ¿cuál elijo?. Claramente iré por el que suene mejor y no por el que suene como si hubiera sido hecho con tal o tal máquina. Para mi lo principal es el resultado, el contenido. ¿Suena bien? ¿Me llega al corazón?. Es simple como eso. No soy el tipo que pelea por el regreso de lo análogo y el vinilo, no me importa el pasado. Me encanta lo que fue y me gusta el conocimiento que lleva consigo, pero no miro atrás porque no soy un nostálgico. Me encanta escuchar música nueva que suena como lo antiguo de Chicago y Detroit; la toco y me encanta, pero no es lo que estoy buscando. Me entusiasma más algo que suene súper fresco y que me haga pensar “¿Cómo carajo hicieron eso? ¿Cómo hicieron sonar esto así?” Es más la tecnología usada o las nuevas formas de hacer música lo que encuentro muy emocionante, más que volver a los viejos tiempos.

 

Entonces termina siendo más importante y prioritaria la creatividad misma…

 

Si. Y quizás en un futuro la música sea muy creativa, pero no la voy a encontrar lo suficientemente buena como para ponerla en una pista. Y, ¿sabes? No importa. Tengo un hijo de once años que a veces está escuchando música que nunca he escuchado antes, algunas cosas muy extrañas; pero me gusta, no todo, pero si me agrada cuando pone a sonar cosas muy directas y futuristas. A veces me sorprende con los sonidos que escucha; los encuentro extraños, pero muy atractivos. Es muy interesante. Me gusta saber que algunos chicos están interesados en las cosas nuevas, creo que es muy refrescante.

 

 

Cambiando de tema: Hace muy poco reactivaste tu sello F Com con Homebox, un compilatorio de trabajos. ¿Qué te motivó a reiniciarlo?

 

No podemos decir que lo reiniciamos, ya que nunca lo cerramos, simplemente estaba en pausa. De hecho lanzamos un DVD hace unos tres años atrás. Con Eric nos habíamos preguntado si debiéramos reactivar F Com, pero creemos que no. Pensamos que debemos mantenerlo como está ahora, con un perfil bajo y solo para determinados proyectos; cada cierto tiempo y para algo que sea diferente. Creo que hay mucha nostalgia alrededor de F Com, y eso es algo que con Eric no nos gusta. Si lo re-abriéramos como un sello normal, aunque la música fuera buena, seguiríamos haciendo lo mismo que el resto. Nos convertimos en F Com porque éramos menos sellos peleando por algo que aún era nuevo en ese entonces, que era desarrollar artistas e intentar que se quedaran con nosotros. Invertíamos en ellos para que se convirtieran en músicos que produjeran discos, porque es algo que siempre buscamos, que hicieran álbums. Hacíamos pocos singles y 12”, preferíamos invertir dinero en apoyarlos para que pudieran ir un paso más allá e hicieran un larga duración. No firmamos muchos artistas, pero si buscamos trabajar con ellos a largo plazo. La gente entonces pensaba que la música techno no era interesante como para un Lp. Ahora muchos hacen discos; es completamente aceptado que la gente en el techno lo haga. Eso ha cambiado mucho. Pensamos que F Com era mejor para proyectos muy especiales, como el box, como el dvd, quizás un libro en el futuro, o alguno que nos haga pensar “Hey, eso es algo especial. Lo vamos a sacar por F Com”. Lo haremos así más que seguir inundando el mercado con más música, porque para nosotros ya está demasiado sobrecargado. Hay muchos sellos que hacen muy bien lo que nosotros podríamos hacer, así que no creo que el mundo necesite otro más; ya hay suficientes. Ningún artista ha sufrido por la desaparición de F Com, así que sacaremos proyectos cada uno o dos años; solo queremos que sean especiales. Esto sobretodo porque yo hago diferente cosas y Eric, mi compañero, ya no está en la música; le gusta trabajar en cosas específicas, pero ya no quiere trabajar cada semana en un sello. Preferimos eso: mantenerlo para cosas únicas.

 

Mencionas que el mercado está inundado de sellos. ¿Como ves esto? ¿Cuáles crees que son las barreras que deben enfrentar hoy en día y los beneficios de los que gozan?

 

No lo sé, pero no va a mejorar, porque como hablábamos, las tecnologías están permitiendo que la gente haga música o aprenda a ser dj, o practique fotografía o haga películas. Y será cada vez más de esta forma. Ya no necesitas dinero o cosas así para publicar tu música y que la gente la escuche. No sé hacia dónde va el panorama de los sellos, pero si pienso que necesitamos filtros, gente que seleccione dentro de esta enorme masa de información; colar y armar colecciones de música de buena calidad. Este es hoy el trabajo de un sello, filtrar. Pero se volverá cada vez más y más difícil. Hemos visto muchos sellos parar y desaparecer. Y hay muchos sellos digitales hoy en día, ya que no cuesta mucho dinero mantenerlos. Hay bastantes sellos que están de regreso con el renacimiento del vinilo y que comienzan nuevamente. Pero, ¿cuánto durará este renacimiento del vinilo? No lo sé. Creo que es algo corto y de una nueva generación, pero sabemos muy bien que cuando una es muy buena en algo, llega la siguiente y se vuelve en contra. Así que, ¿dirá la próxima generación “Al carajo con tu vinilo, vamos por algo aún más digital. Lo nuestro es la tecnología y la música más dura”…? Hoy vemos el renacimiento importante de un sonido antiguo, más análogo y que vuelve más al house, con algo de techno, pero no muy duro. ¿La nueva generación va a ser más suave o más dura? ¿Más orientada a tecnologías y que rechazará completamente el vinilo? No lo sé, pero las cosas cambian rápido. ¿Podrán estos sellos nuevos, que hoy sobreviven lanzando 300 o 500 discos, ser coherentes en dos o tres años más? No lo sé. No tengo idea hacia dónde van los sellos, pero seguiremos necesitando espacios, discográficas o compañías que filtren las cosas. De seguro. Porque aunque yo sea un gran consumidor de música, aunque odie esa palabra, me siento perdido, ahogado. Abro mi correo en la mañana y durante la noche ya he recibido 250 correos con nuevos promos. Si escucho todo esto, involucra unas 6 o 7 horas de trabajo, y cuando termino, ya tengo otros 250 nuevos correos, porque estoy inundado con música. En un punto dejo esto de lado y comienzo a buscar en algunas plataformas que venden música, y veo que hay cientos y miles de discos que han salido. Y me empieza a doler la cabeza porque, ¿cómo voy a poder revisar todo esto?. Ya no puedes. Estamos todos completamente sumergidos; es una locura. Por eso necesitamos lugares buenos y que hagan el trabajo que las viejas tiendas discos solían hacer. Antes los djs no eran nada sin su tienda favorita. Íbamos a tiendas específicas porque el tipo tras el mostrador tenía buen gusto y te conocía, sabía quien eras y te vendía los discos correctos. Necesitamos eso en internet.

 

Es algo así como lo que deberían hacer Beatport o Juno, pero ellos no filtran realmente…

 

No, no lo hacen. No hablo de ellos. Su objetivo no es filtrar, es hacer dinero. Necesitamos lugares más pequeños que puedan filtrar bien. ¿Por qué crees que las grandes compañías digitales le piden a los djs que hagan charts o listas de top-10? Porque saben muy bien que es su manera de filtrar algunas cosas. ¿Te gusta Carl Cox? Vas a comprar los últimos 10 tracks que está tocando. ¿Te gusta Bambounou? Comprarás los tracks que pincha. Y es su forma de filtrar, usando a otra gente para que lo haga por ellos. Por eso no hago charts, porque no creo en eso. Pienso que necesitamos otra gente que sea capaz de pre-seleccionar las cosas. Yo no compro en estos lugares como Beatport o Juno porque me pierdo. Tienes que escuchar entre una gran cantidad de porquería para encontrar algo bueno. Me gustaría ir a alguna parte donde tenga que escuchar tres o cuatro Eps para comprar uno. Ellos no pueden siempre darte buena música, pero antes las tiendas conocían a sus clientes muy bien. Si me daban una cantidad de discos para revisar, de seguro compraba la mitad. Eso era bueno. Pero no compraba la música de otros djs, porque cada uno tenía su propia personalidad.

 

 

Sobre tu propia relación con los sellos: en los últimos dos años has publicado con algunos de los que en la actualidad llevan la mayor cuota de innovación, como Ed Banger, Hypercolour y 50weapons. ¿Cómo llegaste a ellos y qué te motivó a publicar desde ahí?

 

Sabes, cuando hablo sobre F Com y como los sellos de hoy hacen muy bien el trabajo que solíamos hacer nosotros antes, bueno esa era una de las preguntas que nos hacíamos. Al comienzo del proyecto teníamos la idea de hacer algo con alguien y terminar juntando todo en F Com. La pregunta era, “¿Debemos comenzar como un sello nuevamente?”, “En caso de que re-abramos F Com, ¿Cuál es nuestro modelo a seguir hoy?”. Hace 20 años, nuestras referencias eran Warp o Ninja Tune, pero, ¿quién lo es hoy?. Y pensamos que lo son estos sellos pequeños, pero que tienen una identidad muy fuerte. 50 weapons o Hypercolour; todos ellos que, para nosotros, están haciendo una diferencia y representando algo muy fuerte. Así que desde este punto comenzamos a acercarnos a ellos. Claro, habría sido más fácil si hubiera ido a Poker Flat o Cocoon, por ejemplo, porque son de mi generación, pero pensamos que no, que teníamos que profundizar un poco y buscar sellos pequeños, porque creemos que ellos están haciendo el mismo trabajo que nosotros solíamos hacer: buscar un poco más allá. Aunque buscamos a más gente que solo los cinco sellos en los que finalmente publiqué. También buscamos a LIES en Nueva York, a My Love Is Underground en París; les enviábamos música a todos. La forma en que trabajamos fue que mandábamos un track a cada sello, y a partir de ese track, antes que nada, pedíamos que no lo aceptaran porque era un track de Laurent Garnier, solo que lo hicieran porque les gustaba, y que si cualquier otra persona lo hubiera enviado, también lo habrían querido publicar. Luego hablábamos del resto del Ep. Queríamos hacer distintos Eps, en distintos sellos, y que cada uno tuviera su propia personalidad. Por ejemplo, yo no me acerqué a 50weapons, si no al equipo tras él, para publicar algo en Monkeytown, que es un sub-sello. Cuando me comuniqué con ellos, con uno de los tracks que terminó saliendo por Musique Large, lo hice porque quería hacer algo con Monkeytown, ya que nunca pensé que en 50weapons estarían interesados en hacer algo conmigo. Así que le mandé música a Gernot, de Modeselektor. Le dije que me encantaba su álbum con Moderat y tenía este track que me gustaría sacar con ellos. Me dijo que le había encantado y que le gustaría incluirlo en una compilación, pero que con Monkeytown solo publican álbums, no 12”. Solo hacen 12” si firman un disco. Y me dice, en el mismo correo, que les encantaría tener a Laurent Garnier en 50weapons con un disco de techno. ¡Y yo estaba muy sorprendido! Le dije que claro, que nunca lo había pensado. Así que le mandé el track M.I.L.F. Les gustó, y a partir de ese track armamos el Ep. Y así, cada vez que envié un track a un sello, el que decidieran firmar, lo tomábamos como punto de inicio para un EP. Lo mismo pasó con MCDE; les envié un track que les gustó, pero luego otro que no. Todos tenemos nuestra propia identidad, así que después les envié un track más sicodélico y les encantó. Cuando ya tenían estos dos tracks, me dijieron que no querían nada más, que ambos eran lo suficientemente sólidos, y que si nos enfocábamos en un tercer track, perderíamos ese foco y no sería tan potente. Fue muy simple trabajar con ellos. Lo que más me gustó fue conocer gente diferente y trabajar de distintas formas. Me encanta eso, fue muy bueno. Y como conversábamos en el mismo nivel, no terminaba siendo que Laurent Garnier estuviera exigiendo algo al sello, si no que les enviaba algo y luego lo discutíamos todos. Finalmente publiqué tracks en diferentes sellos, porque se adaptaban de distinta forma. Funcionó perfecto, y ningún track terminó en la basura, porque si un sello no lo quería, encontraba su espacio en otro lado.

 

Cada uno de ellos tiene un sonido diferente. ¿Fue esta una forma de mantener tu creatividad activa y variada?

 

Totalmente. Porque si escuchas mis discos más antiguos, como Klpeotomaniac o Shot in the Dark, que ha sido el disco más techno que he hecho, incluso en ese ya tenía la idea de ir en diferentes direcciones, y por lo mismo con el tiempo se ha ido volviendo cada vez más sólido. Sentí que a veces, al ser muy ecléctico, algunos de los tracks que más me importaban eran un poco relegados o puestos en una sombra por el resto. Y pensé que esta vez quería trabajar de la misma forma; hacer mucha música y de distintas formas, porque así soy. No como pollo todos los días, no escucho la misma música día tras día y no solo veo películas de thriller, también veo comedias, horror o de acción, de todo. Es lo mismo con la producción. Pensé que sería más interesante enfocarme en un estilo y buscar el lugar correcto para publicarla. Y como tu decías, abriría más mi versatilidad en vez de simplemente hacer un track basado en Chicago y juntarlo con algo diferente. Así trabajamos. Puedo hacer tres tracks Chicago, tres tracks más clásicos o dos basados en samples, y luego los puedo publicar en el lugar correcto para que tengan la exposición adecuada. Porque claro, hago toda la música yo mismo, pero trabajo con otra gente. Es un poco como la forma en que trabajan Facebook o Twitter; creas tu comunidad y es más fácil lograr coherencia en ese lugar, hablar con un lenguaje propio. Así que fui a la comunidad Chicago, a la comunidad más techno, a la comunidad downtempo, etc. Posteriormente fui a una comunidad inglesa con un track techno en un lado, y en el otro algo con más pianos, muy en su estilo. De alguna forma, conversamos con diferentes comunidades y pensamos que al final, al reunirlas todas y traerlas a F Com (como Homebox), los juntaríamos a todos. Básicamente, trabajamos de la forma en que la gente usa sus herramientas hoy. Actualmente hablamos con gente joven que está atenta y acostumbrada a trabajar con comunidades. Si te gusta un deporte específico, vas a una comunidad, o si te gusta cierto tipo de música. Yo sigo haciendo lo que me gusta, que es crear distintos tipos de música. No voy a hacer heavy metal, porque no me gusta, pero quise ser sincero conmigo mismo y mostrar mi música de la mejor forma. Haber publicado todo en una sola comunidad habría dañado algunos de mis tracks.

 

Y luego de todos estos años tocando, produciendo, viajando, ¿qué te mantiene motivado y activo?

 

Aún hay mucha buena música y aún queda mucho por hacer. Mi trabajo es hacer la diferencia. Como dj debes siempre intentar hacer la diferencia y compartir momentos muy especiales con la gente. Cuando estás poniendo música y en un punto de la noche sientes como la vibra cambia de una a otra y que tú estás a cargo de eso, sabes que la gente irá de vuelta a su casa luego de una noche increíble y, diez o veinte años después, aún se acordarán de ese momento, muy claramente, porque tú, como dj, hiciste de ese momento algo especial. A mi aún me pasa eso, y bien seguido la verdad. Sigo llegando a lugares donde siento que la noche está balanceada. Hasta que eso deje de pasar, yo no voy a parar. Hago menos shows, porque ya no tengo veinte años. Tengo cincuenta así que necesito dormir antes de mis shows y tener una vida diferente, pero aún siento que en muchas noches cuando toco puedo hacer la diferencia, hacerla algo único. Toco la música que me gusta y aún me siento conectado con la gente. Si esto para, pararé yo. Es un placer tan increíble compartir esto con la gente, que no te puedes aburrir. Nadie se puede aburrir del placer, de las buenas cosas. Esto hace que mi trabajo valga la pena, sin dudas. Y, como decía, es un lujo poder elegir el lugar donde ir a tocar; si voy a Panorama Bar en Berlin o un club en Japón y puedo conectar con la gente y tener una experiencia con la gente, eso me mantiene activo. Se trata del placer, poder compartir placer.

 

 

Pronto, y nuevamente, serás parte de Sónar, un escenario que no es nuevo para ti y donde no solo se encuentra música, ya que su propuesta incluye atracciones en las que se combinan arte y creatividad digital. ¿Qué opinas del festival? ¿En qué se diferencia de otros festivales y cuál crees que es su principal aporte a la escena?

 

Pero es cada vez más difícil tocar en Sónar, ese es el problema. Porque algunos han sido tan especiales, que siento cada vez más peso sobre mis hombros (risas). La gente espera cada vez más, tanto que a veces siento que debería decir que no, porque la presión es cada vez mayor. Es duro poder trabajar en un lugar como Sónar.

 

El festival sin duda ha ayudado a que el mundo techno de España sea lo que es hoy. Sin Sónar sería muy, muy diferente. Ha agudizado la mente de la gente por la forma inteligente en que conjugan tecnología, diseño y el lado innovador y artístico de la música. España está pensando de forma muy diferente que, por ejemplo, Inglaterra, donde muchos festivales se enfocan en lo popular más que en la tecnología. Y claro que hay buenos festivales allá, pero ver el tamaño e importancia de Sónar ayuda a que España piense diferente sobre la música electrónica y su mundo. Más artística y futurísticamente que otros países. Es un lugar único, todos lo sabemos, y por eso me siento parte de la familia. De hecho toqué en el primero y luego he tocado en muchos más. Es uno de los pocos festivales innovadores y que han ayudado a que la música electrónica sea lo que es hoy. Es especial, no hay muchos lugares así. En Francia tenemos el Nuits Sonores, que para mi es el equivalente, pero no hay muchos festivales así de interesantes y además que duren día y la noche. A veces los critican por poner nombres como Skrillex, pero creo que deben hacerlo. No creo que lleguen a poner a alguien como Avicii, pero si entiendo que lleven tanto a alguien como Skrillex o como Aphex Twin; al menos para mi tiene sentido. Son muy listos, muy inteligentes para trabajar.

 

La selección de artistas es siempre muy cuidada y bien lograda…

 

Sabes, es genial poder ver como un tipo de Japón se vuelve loco en sus máquinas, así como ir de noche y ver a 25.000 o 35.000 personas que esperan a Prodigy, Grace Jones o Erasure y Jeff Mills, todos juntos. Son muy listos, saben lo que hacen. La gente puede decir lo que quiera de Sónar, pero yo tengo un gran respeto por ellos.

 

Ya para cerrar: ¿qué planes tienes para lo que queda del año?

 

Los planes más cercanos son tocar en algunos festivales hasta julio. En junio también organizo un festival en el sur de Francia, en la villa donde vivo, y en el que encuentras rock y pop. Luego de julio dejaré de tocar un año, ya que Electrochoc, el que libro que publiqué, firmó contrato con una productora y vamos a hacer una película. He estado trabajando en el guión durante dos años y al parecer comenzaremos a filmar a fin de año. Voy a dirigir la película, que es ficción y que no está basada completamente en el libro; es una adaptación completamente libre. Escribí la historia con una guionista, así que por un año, a partir de julio, voy a trabajar haciendo una película. Es muy interesante y estoy muy entusiasmado. Siento que estoy alimentando mi cerebro, algo que me gusta, porque me agrada hacer diferentes cosas. Escribí ese libro, he hecho música para coreógrafos contemporáneos, documentales y cosas así. Odio repetir. Quizás por eso sigo aquí luego de casi treinta años, porque en mi carrera he tomado el tiempo de hacer diferentes cosas, distintos tipos de música, producir para diferentes personas, tocar en distintos lugares; cosas que hacen mi vida más interesante; esto es algo que necesito. Leer sobre películas y cómo producirlas me ha ayudado mucho, así que, si bien no sé cuál será el resultado final, por ahora ha sido un proceso muy interesante.

Síguenos en:

Comentarios