canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Loop #40 – Philipp Gorbachev

El artista ruso es el nuevo invitado a nuestro cuestionario.

Cuando hablamos de música electrónica, las miradas suelen apuntar hacia Detroit, Chicago, Nueva York, Berlín o Barcelona, pero rara vez llegan a Rusia. Y esta es una de las razones que hace aún más interesante el trabajo de Philipp Gorbachev, músico originario de Moscú que se ha sumergido en el mundo de los sonidos de baile con una mirada tan original como impredecible. Trabajando siempre en formato en vivo, Gorbachev se preocupa de cada uno de los detalles que forman parte de sus presentaciones y sus innovadoras composiciones, consiguiendo un resultado tan atractivo y único que llamó la atención de Matías Aguayo y su sello Cómeme. Con el apoyo del chileno, a mediados de 2014 publicó Silver Album, su primer larga duración. En su música, el artista siberiano sigue su instinto sin poner en duda sus capacidades en ningún momento, llegando a un punto de conceptos vanguardistas y donde no teme desafiar los parámetros convencionales establecidos en el circuito. Auténtico, potente y con una propuesta que bebe de distintas fuentes; Philipp Gorbachev es un nombre ha dado y dará que hablar cuando se trate de romper esquemas.

 

 

¿Qué es lo primero que haces al terminar una presentación?

 

¡Doy las gracias! Y cada vez que toco pierdo un par de kilos. Cuando la gente me pregunta cómo pasó eso, respondo: “¡Es algo que quiero que pase todos los días!”. Me gustaría algún día tener un equipo de dobles para presentar el show por todo del mundo en la misma noche.

 

¿Tienes alguna cábala para tus shows?

 

Claro; tengo una oración que hago todos los días, la que también puede ser repetida antes de un show. Esto es para no olvidar que todo es amor. Es lo principal. Uso cinco anillos y tenía un brazalete, pero se me cayó en un show en Moscú y nadie pudo encontrarlo. También reviso mis equipos treinta minutos antes de un show… quién sabe que puede pasar. Una vez en Japón, en el festival Wire, una de mis tres CDJ 200 nuevas se apagó para siempre, ¡durante las pruebas! Pero, afortunadamente, el equipo la reemplazó. Ese equipo japonés era como uno de Fórmula 1; rápidos y de gran apoyo.

 

¿Qué suena en tus audífonos cuando estás lejos de la cabina?

 

No soy un dj, es importante que eso quede claro. No toco discos o música de otros en público, pero si trato de escuchar muchas cosas. Aquí hay algo: Ink Spots, una muy buena banda de Estados Unidos de los años treinta. La voz de Billy Kenny es mi compañía durante esta gira. El disco 7 Days Of Funk, de Dâm Funk con Snoop Dogg, el nuevo disco de Daz Dilly y el de Pluto, un artista techno de Reino Unido. Si quieres algo ruso, revisa a mis “profesores de escuela”, Zvuki Mu y Sergey Kurekhin. Pero la mayoría del tiempo mis oídos están ocupados al trabajar en nueva música, la que podría o no ser publicada este año.

 

Un artista que nunca incluirías en tus sets o con quien nunca compartirías escenario.

 

No toco dj sets, por lo que todos ya están excluidos. Y de seguro le diría no a compartir un escenario con Putin o participar en cualquier tipo de publicidad política.

 

¿Club o festival?

 

Más que nada me gustan los eventos especiales, como las raves con un punto de vista curativo en el line-up. Como el último show que toqué en Moscú, a las 11 de la mañana en una fabrica gigante. Es un lugar que se llama Manufaktura y que es manejado por el equipo de Arma17. Es uno de los mejores. En el este es sin duda un buen festival, tal como Wire en Japón o Corona Capital en México. Y buenos clubs en Europa están Trouw (rip) y La Machine en París. Tienen el tamaño perfecto. También me gustan los lugares para conciertos, no solo los clubs techno. Tuve un show muy bueno en Paris, en La Gaite Lyrique. La gente lo disfrutó y hasta hicieron crowdsurfing. Incluso hubo una chica -muy hermosa- que subió al escenario y bailó detrás mío casi todo el show. Para mi eso fue una gran prueba de que las cosas son geniales.

 

¿Un track que desearías haber producido?

 

Me gustan mucho algunos tracks de mi álbum Silver Album. Distance y Arrest Me, por ejemplo; aunque me encantan todas, claro. Estoy muy contento con este disco. Trabajar en él fue muy entretenido y tomó mucho tiempo, más de un año. No soy el mejor productor del mundo y en gran parte fue el resultado de un trabajo de mucha confianza junto a Paul Leary (de Butthole Surfers), Tobias Freund (de Berghain) y Daniel Maloso. Y personalmente le doy crédito a Matías Aguayo por permitirme descubrir el camino a este disco. Comenzó con el inicio de nuestra amistad en 2010 y es la consecuencia de varios años de acción.

 

¿Análogo o digital?

 

Ambos son geniales, pero no son nada sin amor y trabajo diario. Tienes que tocar una máquina y controlar los canales digitales, no al revés. Por ejemplo, mientras grababa Silver Album, tocar en los drum pads se traducía en sonidos, como kick drums y hats, que duraban cinco minutos y por toda la cuadratura de tiempo; intentaba tocar como Elvis Presley… ¿qué instrumentos tocaría él hoy si tuviera que hacer techno?

 

¿Twitter o Facebook?

 

¡Internet es genial! Recuerdo reportes de, cuando aún tenía cable modem con una velocidad tan baja que no podía siquiera cargar el sitio de la motocicleta que quería comprar, una noticia sobre unos chicos que pasaron 24 horas en línea y tuvieron que ser llevados de emergencia al hospital por tener una sobredosis de internet. Pareciera que hoy todos estamos bajo esta amenaza al usar un smartphone. Si no me hubiera salido de Facebook y VK.com hace casi tres años, no habría sido capaz de producir un disco como Silver Album o nada parecido. Como sea, síganme en Instagram (@philippgorbachevtune). No hay nada más inocente que compartir fotos y videos del día a día.

 

¿Tienes algún placer culpable?

 

Me gusta tener una buena carga de trabajo sobre mi, así que la necesidad de un placer culpable disminuye, pero… la serie Duck Dynasty… y hace algunos días fue la serie completa de James Bond. Y luego investigar sobre cada actor o actriz y sus películas; como Diana Rigg, mi último descubrimiento.

 

Si yo digo EDM, tú dices…

 

Mi nuevo single, Chain Breaker, lo grabé en conjunto con Danny Daze, un buen amigo y dj de Miami. Una de mis nuevas canciones, que fue creada con un artista ruso que conocerán pronto, tiene una letra que dice algo como “nunca digas que sabes algo, cuando no tienes ni idea”.

 

 

Bonus tracks:

 

Aunque eres originario de Rusia, eres muy cercano a la escena latinoamericana. Has publicado en sellos como Cómeme, fundado por el chileno Matías Aguayo, y tocado en países como México. ¿Cómo llegaste a esto?

 

Me gusta mucho el house, es una sensación muy sincera que además mueve pistas de baile. Recuerdo grandes raves a las que fui en Moscú cuando chico, con Tiga y Green Velvet. Siempre sentí que era lo correcto de hacer y algo por que vivir. ¡Y después algunos años fue un honor que ambos toquen mi música!

 

¿Cómo conociste a Matías Aguayo y cómo llegaste a la escena latina? ¿Qué te gustó de este tipo de ritmos?

 

Como ruso, me interesé en conocer muchos de los ritmos que Matías Aguayo y sus amigos me mostraron, como cumbia y champetta, además de varios de origen africano; ese tipo de cosas. Pero cuando haces música y manipulas ritmos, no sigues ninguna dirección, estás creando una.

 

¿Incluyes influencias de tu país en tu música?

 

Intento ver los sonidos rusos y las letras como un constructivista. Desde este punto de vista, ellos se incluyen solos y yo solo tengo que conducirlos.

 

El 24 de enero te presentaste -en formato banda- en el festival CTM en Berlín. ¿Qué nos puedes contar sobre eso?

 

Idealmente mi show en solitario va a mejorar. No tengo pienso en cambiarlo o cancelarlo, pero si tengo algunos planes para desarrollarlo y poder tocar más en festivales y clubs orientados a baile. La banda es una plataforma un poco más exclusiva y vamos a aceptar únicamente festivales por esta primera vez. Con The Naked Man voy a cumplir un viejo sueño de conducir a algunos músicos de clase A. Es 100% sin computadores y no es banda dance de secuenciadores; no es una banda de rock, tampoco una banda de pop o una banda indie. Yo diría que es una banda de jazz alternativo, originada en la experiencia de la buena música de baile y cosas que son realmente importantes para mi, como por ejemplo la presentación rítmica y el tiempo. Puedes ver nuestro primer video en Crack Magazine.

 

Hace poco estuviste por primera vez en Chile para tocar en el primer aniversario de Club Mamba. ¿Cómo fue la experiencia?

 

Gracias a todos los que estuvieron allí. ¡Quiero volver a Chile!

 

Síguenos en:

Comentarios