canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

2manydjs

Conversamos con el dúo belga a poco de su regreso a Chile.

Ir a una fiesta de 2manydjs podría tomarse como una evaluación terapéutica, porque si con su música no logras ponerte a bailar y pasar un buen rato, algo malo pasa contigo. Esto porque que los hermanos David y Stephen Dewaele saben bien lo que se necesita para animar una buena noche de principio a fin. La dupla, que además mantiene en paralelo la banda de rock-electrónico Soulwax, se ha inspirado en nombres como Grandmaster Flash para dar vida a un ecléctico estilo de mezcla, con el que son capaces de combinar más de cuarenta tracks en poco más de sesenta minutos y así llevar al público a una fiesta en su forma más simple y básica: un ritual de danza, placer y diversión. Sus sesiones son una exploración de la música pop en sus distintos ángulos y períodos históricos, en las que manipulan a su antojo géneros tan diversos como house, rock, electro, dance, techno o hiphop; todo hilado coherente y frenéticamente. Pero esta actitud no se limita a la cabina, pues la replican en los exitosos remixes que han hecho para artistas como Pulp, MGMT, Muse, Kylie Minogue, LCD Soundsystem y Justice, por solo nombras algunos. Y si quieres saber cómo la experiencia de uno de sus shows o cómo vive el dúo durante sus giras, el documental Part of The Weekend Never Dies, dirigido por Saam Farahmand, es un material indispensable. Durante su carrera se han presentado en festivales como Sónar, Creamfields, Coachella y Gastonbury, además de clubs de la talla de Space, Ushuaïa, Razzmatazz y fabric, escenarios que tienen en común el haber sido sumergidos en la ráfaga de sonidos que los belgas con capaces de crear.

 

La pareja estará de vuelta en Chile este sábado para participar en Primavera Fauna, así que, aprovechando la ocasión, conversamos con ellos para conocer en qué están y a dónde van.

 

 

¡Hola chicos! ¿Cómo están? ¿Dónde los encuentra esta entrevista?

 

Estamos muy bien, gracias. Vamos viajando de Bélgica a España, que es donde pasamos la mayor parte del tiempo. Es un lugar que recomendamos totalmente y que es muy bonito en esta época del año. Vivimos en un mundo de A a B, pero para nosotros es un punto intermedio que se ha convertido nuestro hogar virtual. Son de hecho los viajes lo que nos mantiene ocupados, pero el reconocimiento a eso son esos gigs al otro lado del mundo, los que casi siempre hacen que el estar aquí y allá valga la pena. Para nosotros sigue siendo un honor que nos pidan tocar alrededor de todo el mundo, algo que nunca subestimamos.

 

Vamos un poco a sus inicios. Su padre fue dj, por lo que estuvieron en contacto con la música desde niños. Por esto, imagino que debe haber sido una influencia directa para lo que luego se convertiría en una carrera profesional. ¿Sigue su padre presente hasta el día de hoy en su faceta artística? ¿De qué forma?

 

Nuestro padre fue sin duda una influencia, tanto de forma natural, por educación o como una combinación de ambas. Ambos lo sentimos muy fuerte desde pequeños y, posiblemente, intentamos emularlo. Es claro que música corre por nuestra sangre, pero nosotros la hemos expresado de formas muy diferentes. El amor por la música puede ser hereditario, pero las habilidades no necesariamente. Como por ejemplo, ser Julian Lennon no debe ser fácil, pero afortunadamente nosotros obtuvimos un poco de ambas.

 

 

Hace algunos años mencionaron que, para ustedes, ser dj es una forma de mostrarle a la gente lo que les gusta y las diferentes cosas que les interesan. ¿Siguen pensando igual? ¿Porqué?

 

Hoy existe un culto al dj superestrella, donde todos se paran frente a este “altar” que han creado de una forma similar a la adoración. Nosotros no nos vemos como dictadores, si no como esclavos de la pista de baile. Como dj, tu único trabajo es que la pista se mantenga en movimiento y así entregar la mejor fiesta posible. Y es lo que hacemos, pero al presentar algo inesperado nos podemos adelantar al público y llevarlos a un viaje a través de nuestra colección de discos. Sean 500 o 50.000 las personas que tengamos en frente, creemos que el mejor enfoque es pensar en cada lugar como una gran fiesta de casa, en el hogar de alguien. Es de donde proviene el nombre del género house, por lo que creemos que es bueno recordarlo, ya que te da la intención de hacerlo sentir de esa forma sin importar la forma o tamaño del lugar. Es una actitud que hemos adoptado incluso en un mayor grado recientemente en Despacio, que realmente tiene esa vibra.

 

Hablando de djs: hoy puede llegar a ser una especie de rockstar y, como consecuencia, existe esta explosión donde todos quieren ser uno. En la actualidad cualquiera que tenga un computador puede descargar un software, comenzar a mezclar y luego cargarlo fácilmente en internet para viralizarlo. Los medios masivos, tanto tradicionales como digitales, también son parte de esto. ¿Qué opinan del estatus que puede lograr un dj en 2014? 

 

Nosotros llegamos a la conclusión de que habían demasiados djs. Y de ahí viene nuestro nombre, pero incluso desde esa postura no estábamos preparados para ver cómo se convertirían en algo tan profético. La verdad es que no importa cuantos hayan, porque los buenos van a brillar y todo el resto será… el resto. Es algo que simplemente demuestra lo importante que es la música para la gente y la necesidad que tienen de conectar con ella. El hecho que los djs hayan logrado este status y los sueldos que tienen solo lo confirma. Sobre las nuevas tecnologías, estas simplemente han facilitado un deseo y una necesidad que ya existían, porque la gente antes hacía mixtapes para mandárselos a sus amigos, los que luego lo escuchaban media docena de personas. Hoy puedes cargar un mix en línea y que lo escuchen miles. Es la misma experiencia, solo que cambiaron los números.

 

Mucho tiene que ver también con lo grande que son los shows en 2014. Festivales masivos y clubs lujosos con sectores VIP. De cierta forma se le da más importancia al espectáculo que a la música. ¿Qué piensan de esto?

 

Antes de que inventaran los discos, si querías escuchar música tenías que ir a algún lugar para escucharla en directo, pero desde que la música es algo asequible en la casa que existe la necesidad de crear algo que tiente a la gente a ir a eventos en vivo. Y si bien pareciera que últimamente hay un mayor foco en armar escenarios espectaculares y juegos de luces para djs, especialmente en el mundo EDM, no importa ni siquiera que tus visuales sean un portal hacia otro universo: nada sirve si tu set apesta. La gente y la música a alto volumen son los únicos dos ingredientes que realmente importan. Si tienes buenas versiones de ambos, es todo lo que necesitas, todo el resto es superfluo. Si las luces se apagan, la fiesta sigue; si la música para, se acabó.

 

De hecho es algo que también pasa en Chile. Vienen grandes djs extranjeros y los locales se llenan, pero cuando quieres conversar de música, cuesta encontrar alguien interesado, que vaya más allá y se preocupe de conocer lo que le gusta disfrutar. Así que si, pasa en todos lados…

 

Hay un video muy bueno en internet que grabaron en el festival Coachella, en Estados Unidos, donde un tipo le pregunta a distintos asistentes sobre bandas que realmente no existen, a lo que ellos contestan en extendido, incluso sabiendo que nunca las han escuchado. La generación actual siente que debería saber eso, así que mienten. Es común que encuentres gente que va a un club alabando las habilidades del dj que creen tener en frente, pero no son ni siquiera ellos. Podría ser extraño para los productores gastar tanto dinero en djs y que gran porcentaje de su público no sepa quienes son o no les importe, pero lo hacen porque son los nombres los que venden los tickets. La gente los conoce, pero eso es todo y es suficiente para que vayan. Siempre hay un grupo que está ahí para ver a los djs, pero no son necesariamente los mejores públicos; generalmente lo son los que se se paran al lado de la cabina y solo miran. Para bailar no necesitas algún tipo de sabidurñia, solo necesitas ser capaz de mover los pies.

 

 

Y de nuevo la tecnología. Actualmente, en una fiesta están todos preocupados de tomar una foto o video para ponerlo en twitter o en cualquier red social y gritarle al mundo “miren, aquí estoy!”. Sin ir más lejos, cuando hicieron Despacio en Sónar, algo de lo que hablaremos más adelante, tenían pegada en un monitor una pequeña hoja escrita a mano con un mensaje en el que pedían no tomar fotos y simplemente disfrutar la fiesta y bailar. ¿Qué opinan del impacto de los smartphones en las fiestas y conciertos en general?

 

Es un intento de guardar un momento, los teléfonos están en realidad sacando a la gente de ese momento y desconectándolos de la experiencia que hay frente a ellos. Estábamos muy entusiasmados por intentar disminuir ese aspecto en Despacio y, aunque solo eran algunos garabatos en papel, bizarramente redujo su uso. También mantuvimos la cabina oscura de forma intensional para bajar el potencial de fotos, y eso también funcionó. En Sónar, por ejemplo, encontramos que al principio todos estaban confundidos buscando dónde estaba la cabina, porque estaba apartada, pero pronto se vieron absorbidos por la música y se olvidaron de nosotros y de tomar fotos. ¡Así que hay esperanza!

 

Volvamos a ustedes. Uno de los grandes hitos del años ocurrió en junio, cuando, durante el festival Sónar, presentaron Despacio, un proyecto junto a James Murphy en el que tocaron de forma ininterrumpida por alrededor de nueve horas, durante tres días seguidos. ¿Qué los motivó o inspiró a esto?

 

La meta era encontrar el sistema de sonido definitivo. Hemos recorrido un largo camino para lograr eso y, afortunadamente, hay mucho más por venir. Queríamos que el foco estuviera sobre la música y no los djs. Queríamos que la gente bailara en grupos, no solo mirando el frente. Queríamos darles una calidad de sonido tan buena como fuera humanamente posible y queríamos hacerlos sonreír. Despacio es felicidad y es eso lo que crea. Es algo muy bonito.

 

¿Por qué eligieron Sónar? ¿Qué creen que lo hace diferente de otros festivales?

 

Sónar es el festival insignia para la música electrónica y su foco principal sigue siendo presentar a los actos más frescos e innovadores. Siempre hemos tenido una muy buena experiencia allí, ya que sientes que tú y el público son todos parte de una experiencia conjunta. Tú has estado ahí, así que sabes de lo que hablamos… eras el que estaba bailando, cierto?

 

De hecho, si. Sobre los sets de Despacio, ¿los prepararon de alguna forma o fue total improvisación?

 

Una de las cosas que más se disfrutan de Despacio es su espontaneidad y la libertad de tocar todo lo que te guste. Como tocamos exclusivamente en vinilo, nos fuerza a estar concentrado en el momento. Los tres reaccionamos a lo que está sonando en ese instante específico y elegimos algo basándonos en lo que hay frente a nosotros, más que algo que quizás hayamos pre-preparado. Despacio es una experiencia muy reactiva y ha sido completamente diferente cada vez que la hemos hecho, ya que el lugar y el público siempre se combinan para crear algo nuevo.

 

A propósito: han mencionado que tienen material hecho con James Murphy y que cada vez que entran al estudio salen con una sonrisa, algo que no ocurre siempre. ¿Qué nos pueden contar de eso? ¿Hay alguna posibilidad de que esa música vea la luz pronto? Por su parte, James hace poco hizo un experimento sampleando partidos de tennis…

 

Estamos trabajando en la secuela, que es una ópera baseball. Pero no podemos decir mucho porque aún es muy secreto.

 

 

¿Están trabajando en algo para 2manydjs, Soulwax o algún otro proyecto?

 

Si.

 

Luego de todos estos años: ¿cuáles dirían que son los pros y los contras de ser hermanos y trabajar juntos?

 

Pros: no podemos despedirnos el uno al otro.
Contras: no podemos despedirnos el uno al otro.

 

Pronto estarán de vuelta en Chile para presentarse en Primavera Fauna, un festival al aire libre donde estarán junto a nombres como Lee Foss, The 2 Bears y Four Tet. Después de algunas visitas al país, ¿qué piensan del público local?

 

Nos dijieron que el público chileno es más ruidoso que sus contrapartes europeas y americanas, y tendríamos que estar de acuerdo. Queremos que se expresen y sean ellos mismos, pero haremos lo posible para que no se puedan ni escuchar por lo fuerte de la música.

 

Además vienen en plena primavera, por lo que quizás podemos esperar un set un poco más cálido quizás…?

 

Si, probablemente… aunque si bien es su primavera, es invierno en nuestras cabezas. Pero nos vamos a asegurar de que honren su temporada de la forma apropiada. ¡Vamos a buscar en nuestra colección primaveral!

Síguenos en:

Comentarios