canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Ellen Allien

Nuestra conversación con la artista alemana a días de su regreso al país.

Ellen Allien es dj, productora, dueña de uno de los sellos más importantes de la industria y además diseñadora de moda. La expresión artística es su adicción y la ha manifestado desde pequeña: primero tocando el órgano, luego el saxofón y luego a través una obsesión por coleccionar discos de siete pulgadas. Pero su verdadero interés y relación con el arte se sellaría posteriormente y en dos capítulos: al escuchar el minimalismo pop de Das Model, el single del cuarteto Kraftwerk, y al vivir durante una temporada en Londres, ciudad que en 1988 comenzaba a vivir la explosión del acid house y donde se contagió con el espíritu de hacer bailar. Así comenzó su carrera como dj y presentaciones a comienzos de los noventa en clubs históricos como E-Werk y Tresor, luego en ya clásicos como Watergate y Ostgut/Berghain, a los que siguieron Nitsa en Barcelona, Fabric en Londres, y festivales como Sónar, Time Warp o I Love Techno. En 1999, buscando explorar y descubrir nuevas caras de su creatividad funda BPitch Control, sello que da sus primeros pasos publicando los trabajos de artistas como Kiki y Sascha Funke, y que participa en el salto a la fama de otros como Paul Kalkbrenner y Modeselektor. En su faceta como dj es siempre estimulante, ecléctica y con una selección musical caracterizada por una permanente búsqueda de las conexiones que se pueden lograr entre techno, pop, house e indie. Ellen Fraatz es libre, con una pasión infinita por la música y la danza, y un entusiasmo inagotable por expresar las creaciones que surgen de su imaginación.

 

A continuación nuestra conversación con la artista encargada de poner la nota final en la próxima edición de Primavera Fauna.

 

A lo largo de su historia BPitch Control se ha posicionado como uno de los sellos más relevantes dentro de la escena techno internacional, convirtiéndose en casa de artistas de la talla de Paul Kalkbrenner, Modeseletor, Ben Klock y Seth Troxler. La mayoría de los artistas que firman, simplemente lo hacen porque son de tu gusto (tanto en un plano personal como musical) y porque además sientes una conexión con su música… ¿Cuál es la fórmula con la que has trabajado para mantener un nivel de calidad y una diversidad musical permanente sin perder la personalidad del sello?

 

Fundé BPitch en 1999, primero porque soy una gran amante de la música, y además porque me encanta trabajar con distintos artistas e intercambiar ideas, arte y estilos de vida. Me gusta colaborar con personajes que sean diferentes y extraños.

 

La música que llega al sello tiene que transportarme hacia algún lado. Toda la gente con la que hemos trabajado hasta el momento ha demostrado ser talentosa en distintos sentidos, y eso para mí es algo fascinante. Algunos de nuestros nuevos artistas como Dillon, Thomas Muller, Joy Wellboy, Camea, Silvie Loto o Douglas Greed, son músicos muy intensos, por lo que es un placer poder trabajar con ellos y buscar juntos nuevas direcciones.

 

Al mirar hacia atrás me sorprende ver lo rápido que ha pasado el tiempo y cuánto ha crecido el catálogo del sello. De hecho mi próximo lanzamiento, junto a Thomas Muller, será el número 282. ¡Eso es demasiada música! Así que la gente puede disfrutar escuchando tanto lo nuevo como lo viejo.

 

Algunos de los artistas que han publicado en BPC se han alejado para armar sus propios sellos y caminos musicales. ¿Crees que esto contribuye a que el sello se refresque y de nuevos pasos en su evolución?

 

Los artistas necesitan libertad para expresarse, algo que, a nivel personal, siento todos los días. Algunos de ellos realizan un arte fantástico y son una verdadera motivación para el mundo de la música. Es mejor que estén activos a verlos desaparecer de la escena.

 

Y claro, dar espacio a nuevos nombres no sólo refresca nuestro catálogo, si no también mi mente. Conocer artistas y trabajar con ellos todo lo que se pueda, hace que el sello se mantenga fresco e interesante. BPitch Control tiene una historia, pasado y futuro.

 

 

Pronto celebrarás 20 años como dj. ¿Cuáles son las motivaciones que te mantienen activa y motivada? ¿De qué forma te preocupas de mantener tu identidad musical sin caer en la monotonía?

 

Tocar, viajar, conocer gente, hacer música y manejar el sello, son cosas que me mantienen muy despierta. Ser dj es mi vida; me encanta hacer bailar a la gente y no pensar en lo que ocurrirá al día siguiente. Es lo que elegí y lo que me hace feliz. Y claro, a veces me siento muy cansada, pero basta con tomarme un tiempo y dormir un poco para al día siguiente ya estar de vuelta, haciendo lo que deba para mantener mi música y estilo de vida vivos.

 

Creo que es muy importante evitar la creación de herramientas de marketing sin contenido y que sólo busquen obtener dinero de ello. Para mí es clave tratar a la gente de la misma forma en que me gustaría que ellos me traten a mi. Me interesa que seamos libres y felices, ya que un negocio basado en grandes egos es exactamente lo que no busco. Para mí, ya es suficiente con tenerlos cerca.

 

A pesar de que tus raíces están en el techno de Berlín, le has dado a tu música una diversidad que se refleja en un estilo que mezcla además house, indie y pop. ¿Hay una búsqueda constante para tener un sonido propio? ¿Qué inspira o influencia tu música?

 

Berlín sigue siendo una inspiración: La vida de club, los lugares, la historia de la ciudad y la caída del muro, y además haber vivido todos los cambios que han ocurrido desde entonces. En algún punto comencé a hacer música para poder refrescar mi mente, y creé un sonido que nunca había escuchado antes y que usaba elementos poco comunes. Intenté ser innovadora y novedosa, y así nacieron muy buenos discos. También hubo un período en el que traté de producir música para tocar en mis sets, con elementos de 909 o algunas herramientas electrónicas clásicas. Viajar y tocar en distintos clubs me enseñó a saber cómo llenar una sala con un determinado sonido, o cómo combinar distintos estilos para hacer de la noche algo especial sin necesidad de copiar a otros djs o artistas. Nunca me ha interesado imitar otras propuestas. Busco ser yo misma en un mundo comercial. Sentir luz en la oscuridad.

 

 

Berlín es un punto clave para el techno. ¿Crees que desarrollar tu carrera en la ciudad te dio una mejor comprensión musical?

 

Sin duda los clubs de la ciudad han tenido una gran influencia en quien soy hoy. Las fiestas y lugares eran increíbles en la época cuando comencé, por lo que Berlín fue el lugar indicado para esto. Muchos artistas nuevos comienzan hoy sus carreras investigando y descubriendo material de los noventas, algo que creo es muy interesante, pero cuando yo partí todo eso era nuevo.

 

¿Cómo has visto la evolución de la escena en la ciudad durante los últimos 10 años?

 

Los clubs están mucho mejor organizados. En el pasado te aseguro que era muy difícil viajar para tocar, por lo que a veces sufría bastante. Ahora todo está más ordenado y es más fácil tocar y mantener la energía durante varios días seguidos, con viajes entremedio, y sin la necesidad de tomar drogas o algo parecido. Además, hoy existen muchos artistas y sellos, y cada categoría musical es aceptada y tiene su propio lugar. Todo es de alguna forma más social, la gente sólo debe elegir si le gusta o no. Eso era diferente en el pasado. Y sí, hay artistas que gastan un montón de dinero para promocionarse y comprar su éxito, pero lo correcto es que sea la música la que sola le hable a la gente. Sean clásicos o música nueva, cada género tiene su espacio y eso es refrescante. La comunidad está conectada de forma global, por lo que puedes descubrir música con mayor facilidad y de una forma más libre. El consumidor lo mantiene todo bajo control.

 

Tu creatividad artística no se limita a la música, pues también tienes tu propia línea de moda. A pesar de ser diferentes canales para expresar tu arte, ¿hay algún lenguaje o mensaje que los conecte?

 

BPitch Control el sello, BPitch Control la agencia de artistas, una línea de poleras y también mi música, diseños gráficos y videoclips. Todo esto es simplemente el estilo de vida que quiero compartir con la gente y una manera de expresarme. Todo esto es mi arte, simplemente lo divido en distintos canales.

 

Músico, diseñadora de moda y empresaria. Claramente eres una mujer multifacética y muy ocupada. ¿Qué significa el arte en la vida de Ellen Fraatz?

 

El arte es libertad y apertura para mi mente. Una vida encerrada y aburrida nunca será lo mío. La vida está llena de colores y cada día hago una nueva pintura con ellos.

 

 

A la fecha has publicado 7 discos, además de LISm, una adaptación del soundtrack que trabajaste para la obra de Alexandre Roccoli y Severine Rieme (Drama Per Musica) ¿Te dio LISm la oportunidad de experimentar de una forma diferente? ¿Cómo fue eso?

 

LISm es un álbum… O un soundtrack. De hecho, me sentí trabajando un soundtrack, creando un viaje para quienes aman la música y haciendo algo que nunca había hecho antes. Suena diferente porque está hecho de una forma distinta, sin pensar en tracks de forma individual. Es como una travesía por diversos paisajes sonoros. Fue muy refrescante hacer música de esta manera, ya que modifiqué la música por la forma en que la sentía, enfocándome en lo que escuchaba y cómo me empujaba emocionalmente. Es música que me encanta escuchar. LISm me pone muy creativa.

 

Fue interesante hacer música para una historia, siguiendo una programación y una obra. Una muy buena combinación que me encantaría repetir. Lamentablemente, en esta ocasión no pude salir de gira con ellos, pues mis shows durante ese período ya estaban cerrados con anticipación.

 

En 2006 publicaste Orchestra of Bubbles, un disco producido en conjunto con Apparat. Las colaboraciones están muy presentes en tu trabajo: Tobias Freund participó en Dust, Bruno Pronsato en LISm y AGF en Sool. ¿Qué te atrae de compartir con otros artistas?

 

Me encantan ellos, su sonido y la forma en que están produciendo.

 

Hace 8 años mencionaste en una entrevista que prefieres producir con equipos análogos por sobre los digitales. ¿Sigues pensando de esa forma? ¿Cuál es tu set-up actual tanto para producir como para tocar?

 

Si estoy en el estudio necesito sintetizadores. No es lo mismo trabajar con un computador, pero me encanta la mezcla entre sonidos análogos y digitales, además de poder jugar con la voz. Creo que la mejor combinación que puedo lograr es incluir mi voz en la música y mantenerla bien abstracta, ya que esto lo hace más interesante.

 

El single que hice con Thomas Muller lo comenzamos a trabajar en mi estudio en Berlín, pero luego cada uno lo terminó a su manera. Logramos algo muy interesante.

 

 

 

Tu debut en Chile fue en 2011, cuando tocaste un poco fuera de contexto en un festival con un fuerte foco rockero. Pronto estarás de regreso para cerrar Primavera Fauna, en un escenario ubicado junto a una piscina que funcionará como pista de baile y donde tocarás junto a artistas como Matías Aguayo. ¿Qué recuerdas de esa primera visita y qué esperas de este nuevo show?

 

Me encantó el otro festival porque fue mi primera vez en Chile. Me gustó mucho la vibra de la gente, pero no sé que ocurrirá esta vez. Ya lo veremos.

 

 

Por Ricardo Cáceres.

Síguenos en:

Comentarios