canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Dj Dzol

Conversamos con el destacado tornamesista chileno.

Gracias al aporte de Francisco Aravena, mejor conocido como Dj Dzol, el tornamesismo (o turntablism) abrió su alcance en Chile y se estableció como una rama aceptada y reconocida. Su carrera comenzó en 1999, cuando la unión entre vinilos y hiphop lo llevó a entrar al mundo de las tornamesas, para el 2001 dedicarse por completo a esta rama. Un par de años después, el 2009, forma junto a Dj Sien New Kids On The Noise, dúo conectó dos mundos que parecían no tener nada en común (los sonidos hiphop y la música electrónica) para generar una nueva y atractiva propuesta que se alineaba con lo mejor de la vanguardia internacional.

 

Durante su carrera se ha presentado tanto en el país como en el exterior, compartiendo escenario con artistas de la talla de Justice, 2manydjs, Massive Attack, LA RiotsThievery Corporation, entre muchos más, demostrando todo el tecnicismo de la disciplina que profesa. Hoy trabaja en solitario, investigando las variadas alternativas musicales que se originan gracias a la influencia de distintos géneros y que ha publicado por el sello japonés P-Vine Records, además de ser parte de New Gold, trío que combina de forma original y creativa hiphop, trap, house y uk funky. Desde este año es también docente de Dj School, academia en la que imparte el curso de Scratch y Tornamesismo.

 

Un músico en constante actualización y cuya visión musical ignora cualquier barrera que intente limitar sus posibilidades.

 

De las disciplinas ligadas al hiphop, el tornamesismo, sobre todo en Chile, siempre ha sido mirado desde lejos, como una práctica alternativa, con un mayor nivel de dificultad y por consecuencia con pocos adeptos practicándola. ¿Cómo nació tu interés por este arte y cómo llegaste definitivamente a el?

 

Mi interés nace el año 98; en ese tiempo estaba muy ligado al hip hop y consumía una gran cantidad de música que lograba traer a Chile. Además, en mi casa había una colección enorme de vinilos; mi padre era un fanático de ese formato y mi hermano mayor tenía muchos vinilos de rap de artistas como De la soul, 2 Live Crew y Public Enemy. Después comencé a ver vídeos de los torneos DMC,  las versiones de New York o el ya desaparecido I.T.F (International Dj Association). Ahí comenzó mi fanatismo y el proceso de entender y practicar esta disciplina.

 

En un comienzo era una rama exclusiva del hiphop, pero durante los años, y ayudada por la fusión de géneros que existe actualmente, se ha transformado en un gran complemento al buscar una identidad artística diferenciada del resto. ¿Cómo vez el actual estado del tornamesismo en Chile y el mundo, y qué piensas de esta integración de estilos?

 

Creo que en Chile el tornamesismo es muy sectario aún; ahora la palabra se conoce más (son contados con los dedos de las manos los que realmente hacen turntablism) y eso ha generado un aumento en la cantidad gente que prefiere tocar con platos o aprender la rama. En el país hay buenos exponentes, pero acá aun no se da el valor o la importancia a esta disciplina, por lo que uno tiene que luchar desde la trinchera para desmarcarse del resto y apoyar a los que vienen.

 

A nivel mundial es igual de chico, pero se tiene un respeto absoluto a la disciplina poe parte de los medios y de los pares. Es cosa de ver que ahora grupos franceses como C2C o BNN van hacer shows a U.S.A o giran por Europa y Asia con gran cantidad de público.

 

Por mi parte tengo la suerte de seguir mostrando lo mío, con una gran cantidad de shows en el año y además con el apoyo estricto de Puma, quienes siempre me han apoyado en todos los pasos que doy. Hay que seguir trabajando y propagando esta disciplina de la mejor manera.

 

Esta evolución ha dado origen a nuevos géneros musicales, sobre todo dentro de la música electrónica. ¿Qué opinas de las tendencias actuales y que otras nazcan/desaparezcan durante el tiempo?

 

Creo que son fenómenos momentáneos y pasajeros. A pesar de ser géneros con historia y de respeto (dubstep, electro, house), se cae en la masificación y la globalización genera eso. Los medios los inflan de tal manera que todo gira en torno uno u otro estilo. Es cosa de ver el fenómeno de Skrillex, que de ser un vocalista Emo, pasó a ser el ganador de un Grammy! Es algo que encuentro increíble, pero también uno puede pensar que es música desechable o la peor versión de tal estilo.

 

A-trak, dj conocido por ganar su primer torneo mundial de tornamesismo a los 15 años, y Armand Van Helden, ícono de la escena house norteamericana, son dos grandes ejemplos de djs que emigraron de sus sonidos originales para apostar por propuestas  contemporáneas sin perder sus raíces (Incluso han trabajado en conjunto en el proyecto Duck Sauce). Dj Craze, compañero de A-trak en The Allies, es otro ejemplo. ¿A qué crees que se ha debido esta evolución?

 

Creo que los tornamesistas se cansaron de estar bajo ciertos parámetros rítmicos (hip hop o drum & bass) y quisieron llevar su destreza al club. Gente como A-trak, Craze, Klever o The Rub inciaron ese tema, dejando de lado el quién logra un truco específico o quién crea algo nuevo. La idea fue fluir en libertad y pasarlo bien sin ser tachados de que “Ahora tocan música electrónica” o “Son vendidos”.

 

Sin ir más lejos, junto a Dj Sien cambiaste la cara de la disciplina en Chile con New Kids on the Noise, proyecto donde tornamesismo y hiphop se integraban a los sonidos electrónicos que delineaban la vanguardia de esos años. ¿Qué significó el proyecto para ti en términos profesionales y personales, y cómo crees que afectó al desarrollo musical del país?

 

Creo que NKN generó un cambio absoluto a nivel musical, tanto para djs como tornamesistas. En nuestros sets había música que hasta hoy en día, después de varios años, está sonando. Hoy tocar electro o dubstep es mil veces más aceptado que hace 4 años atrás. Ahí estaba la gracia y la propuesta. Creo que algún día quizás se valore más lo que aportamos y entregamos. Demostramos que los djs eran un show en base a cosas hechas en tiempo real y no sólo apretar botones y levantar las manos.

 

Profesionalmente fue un proceso muy bueno; crecí muchísimo, recorrí todo Chile y gran parte de Sudamérica y compartí con muchos músicos que generaron en mi una visión muy amplia de cómo trabajar en esto. Desde influencias y respeto absoluto hacia el real trabajo musical.

 

 

A-trak mencionó en una entrevista que su cambio se debió a que necesitaba mantener su propuesta interesante para no sonar igual todo el tiempo. ¿Te ocurrió algo parecido?

 

Me pasó que a medida que pasaban los años me aburrí de tocar  rap. También se junto con que la mejor época del rap ya había pasado y lo que estaba sonando o saliendo en esos años no me identificaba en lo absoluto. Siempre consumí otros géneros, era fanático del sello alemán Hardfloor, que hacía recopilaciónes de techno y breakbeat. En el 2004 empecé a tocar con DVS, TIME CODES (Serato, Traktor) y desde entonces uní en mis sets estilos como Baltimore Club, Broken Beats, Nu-Funk, Electro o Dubstep.

 

A pesar de ser una disciplina clásica, se ha adaptado con el tiempo no solo a géneros, si no también a las nuevas tecnologías. ¿Qué aporte vez en estos avances y de qué forma los integras en tu propio trabajo?

 

La tecnología a aportado mucho en varios aspectos, pero también creo que a logrado que se pierda el respeto y la pasión por la carrera de ser Dg. Se ha nivelado hacia abajo. Es cosa de mirar que afuera se arman los shows de djs basados 90% en pirotecnia y sincronizacion de fuegos artificiales, dejando de lado el comprar discos, armar un set o ir aprendiendo día a día algo que te gusta. Creo que por ese lado la tecnología a generado un vacío, pero también tiene aspectos positivos, como tocar con softwares como Serato o Traktor, los que hacen que uno pueda viajar sin tanto peso. Antes hacer un set de 2 horas significaba acarrear 120 vinilos aproximadamente. Además ahora puedes tocar temas tuyos o remixes sacados recién del estudio. Es mi visión de un punto de vista romántico y clásico.

 

Esta tecnología ha dado paso para que muchos jóvenes comiencen a introducirse al mundo del djing y la producción a temprana edad, desarrollando sonidos que apuntan a un público joven además de masivo. Aquí nace, por ejemplo, la explosión del EDM en Estados Unidos. ¿Qué opinas de los cambios que ha tenido la escena durante los últimos años?

 

Me pasa que el nivel de masificación generó un sonido ya creado y predeterminado que no tiene alma. Pasó a ser un sonido usado por todo aquel que quiere fama y éxito inmediato, sean raperos, artistas pop, reggaetoneros, etc. Es malo y desechable. Además todo ligado a levantar las manos, minas y copete, sin montar un show con un concepto claro y que pueda dejar algo. Me parece bien que exista, pero no es algo que estos años me interese. Morirá como una moda más. Nunca voy a olvidar el show de Kraftwerk en Chile en el Estadio Victor Jara hace algunos años. Mucha gente hoy habla de música electrónica, pero te aseguro que ninguno fue ese día… y con los alemanes parte todo!

 

 

Hoy, en paralelo a tu carrera en solitario, eres parte de New Gold, banda que desde un punto de vista urbano combina de forma vanguardista elementos de música electrónica y hiphop. ¿Qué nos puedes contar sobre el proyecto? ¿En qué está hoy la banda?

 

New Gold está ad portas de sacar Follow The Light, su primer Lp, con más de 10 tracks y con distintos músicos invitados, tanto mcs como productores. Es un disco súper claro en lo que quisimos plasmar: somos una banda de Hip hop con fuertes influencias de Electrónica, Crunk, Future Bass y Dubstep. Los 3 somos productores (junto a Ceaese y Jet Marte) y consumimos muchos, pero muchos discos e intercambiamos ideas y visiones para producir o que podemos hacer. Es una energía muy buena la que se genera cuando creamos.

 

Hace poco lanzaste tu debut en solitario, Color Things, el que además editado en vinilo por P-Vine Records, un sello japonés. ¿Cómo se gestó esta colaboración tan lejana? ¿Cómo ha sido la recepción de este trabajo?

 

Pasó porque Jet Marte y su antigua banda, Elefante Mecánico, estaban en ese sello. Gracias a el pude llegar a ellos y les interesaron mis tracks. Pero eso no me amarra a poder estar en otros sellos o sacar mi material con más gente. El Ep ha tenido una súper buena recepción de mis pares o gente que hace música y eso es muy grato por que es mi primera experiencia como productor musical, algo que me dejó súper feliz. Los medios y blogs también ayudaron en la publicación en distintos países como España, Argentina o Portugal.

 

El disco tiene una importante cuota de sampleos y sonidos electrónicos, pero la música mantiene una fuerte identidad hiphop. ¿Qué influencias definen hoy tu sonido, tanto en técnicas de construcción como de orientación de musical?

 

Yo siempre seré rapero en todo sentido, con ese género crecí y me desarrollé. Ahora tengo la libertad de poder tocar un set hip hop, un set de house o un set de garage, pero siempre mi actitud será hip hop, y eso se refleja tanto en mis tracks, como en mis dj sets o mixtapes. Uno nunca tiene que dejar de lado los inicios.

 

Es cada vez más común que los músicos creen sus propios sellos como una forma de controlar sus libertades y fronteras creativas. ¿Te gustaría tener un sello propio?

 

Si. Internet ayuda mucho y es una buena herramienta para expandir tus trabajos. Me gusta la idea y la tengo hace mucho en mi cabeza, pero más que sello quiero generar un colectivo de gente que haga música ligada a mi estilo o cosas más experimentales. Quizás este año solidifique más esa idea.

 

 

Finalmente, ¿Qué planes tienes para lo que queda de 2013?

 

Estoy lanzando el Lp Follow the Light con New Gold. Estoy empezando mi segundo Ep como solista y además estoy con un nuevo proyecto llamado XPLCT junto a Redmist (dj y productor musical que actualmente está participando en el DMC). Ese proyecto va por buen camino y con géneros que van desde el Ambient o Techno al Rap. Y como siempre dando dj sets como solista o presentándome con New Gold.

 

 

Por Ricardo Cáceres.

Síguenos en:

Comentarios