canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Reboot

Nuestra entrevista con el afamado productor alemán.

Dueño de un talento único, Frank Heinrich ha logrado que su trabajo traspase distintas fronteras a lo largo de su carrera, conquistando a públicos alrededor de todo el globo a través de la cálidez y atractivo que proyecta su visión de la música house. Su versatilidad le permite integrar con facilidad en sus producciones percusiones e influencias jazz, las que ha presentado en escenarios tan importantes como Pacha y Space, en Ibiza o Panorama Bar y Watergate, en Berlín

 

El artista conocido como Reboot ha logrado un reconocimiento internacional gracias al contagioso y alegre ritmo que imprime no sólo en sus presentaciones, si no también en las publicaciones que ha lanzado desde sellos como Cadenza, Love Letters from Oslo, Cocoon y Sei Es Drum, entre otros.

 

 

A pesar de que llevas más 20 años produciendo, Cadenza marcó un cambio importante en tu carrera. ¿Cómo llegaste al sello y qué han significado Cadenza y Luciano?

 

La primera vez que encontré música de Cadenza fue en una tienda de discos. Comenzando con su primer lanzamiento, me puse a investigar el mundo de ritmos y sonidos de Luciano, hasta que hace unos 6 o 7 años le envié unos cds. No podía creer cuando recibí un llamado de vuelta. Ahí comenzó todo y desde ese día se convirtió en uno de mis más grandes apoyos. Hizo mucho por mi carrera. Pero aún más importante es que en el equipo Cadenza encontré una familia y muchos amigos, ¡Me siento en casa!

 

¿Cómo llegaste a la música electrónica y qué te llevó a orientar tu trabajo hacia la pista de baile?

 

Alrededor de 1990 había un programa de radio llamado Clubnight, conducido por Sven Vath. Recuerdo que nos sentabamos frente a nuestros equipos de música y no podíamos esperar para que el show comenzara y poder grabarlo. Fue la primera influencia que tuve directamente sobre música electrónica de club, más alla de la típica música pop de la radio.

 

Uno o dos años después, un viejo amigo me llevó a Omen, en Frankfurt, la legendaria base de operaciones de Sven. La atmósfera y energía que había en ese pequeño salón y en la pista de baile eran tan impresionantes que supe inmediatamente que eso era lo mío. Poco después comencé a comprar discos y a ahorrar para mi primera batería digital.

 

Tu música tiene un sello propio por lo percusivo de su sonido. ¿Qué influencias te llevaron a este sonido y qué te inspira hoy en día?

 

Fue un proceso largo, por supuesto. Siempre estuve interesado en los ritmos complejos y las estructuras de groove como los que se encuentran en los poli-ritmos de la música Latinoamericana o Africana. También funk, jazz y trip-hop han sido grandes influencias. Como este es un enorme universo de sonidos y canciones, nunca han dejado de atraerme.

 

Otra gran influencia han sido tanto mis viajes como la gente que he conocido. Cada país tiene su propio sonido o vibra urbana. Absorbo mucho de eso.

 

 

Has sido parte de las tres temporadas de Vagabundos, el ciclo de fiestas de Cadenza en Ibiza. ¿Qué significa para ti el concepto Vagabundos? ¿Qué te pareció la última temporada?

 

Creo que el concepto Vagabundos representa perfectamente la forma en que vivimos actualmente; viajando por todo el mundo, enfiestándonos como locos y dejando gran desorden por donde pasamos.

 

Esto es donde el concepto mismo nace, pero lo exageramos usando maquillajes, gorros, ropas, diseños, etc, para hacerlo más entretenido para el público y claro, para nosotros mismos también. Tiene mucho que ver con no tomarte muy enserio a ti mismo y simplemente pasar un buen rato.

 

El 2011 superamos la primera temporada, por lo que fue un gran desafío para todos nosotros llegar con algo grande nuevamente. Cambiamos la cabina de dj en Pacha y nos enfocamos aún más en el equipo de artistas de Cadenza, dándole a cada uno la oportunidad de representarse a sí mismo y al sonido del sello. La temporada terminó de forma fantástica, con un fin de semana mágico tras otro.

 

Trabajar en Shunyata, tu disco debut, fue un proceso totalmente nuevo para ti. ¿Qué aprendiste de el y cómo lo aplicaste en tus siguientes trabajos?

 

El trabajo con Shunyata fue algo así como una gran sesión de improvisación. No fue sólo una colección de trabajos viejos, pues lo produje en cerca de tres meses dentro de un flujo continuo.

 

Sobre el equipamiento que usé, no cambió mucho luego del álbum, pero si estoy constantemente remodelándo mi set-up y buscando nuevos equipos.

 

Lo que si aprendí es que no hay que marcar una fecha de término! Sólo crea presión. Cuando está terminado, está terminado.

 

¿Tienes planes de trabajar en un nuevo álbum?

 

Actualmente estoy construyendo un nuevo estudio y tengo muchos viajes por delante, pero sin duda comenzaré a trabajar en un nuevo álbum durante el 2013.

 

 

Cuando apagas los equipos y disfrutas tu tiempo libre, ¿Qué música escuchas?

 

Casi nada orientado a club. Más que nada jazz, dub y reggae, música del mundo, blues y últimamente mucha música clásica.

 

Te has presentado frente a diferentes públicos alrededor del mundo. ¿Cuáles son las principales diferencias que has notado entre ellos?

 

Hay diferencias en cada país dependiendo los gustos musicales, intensidad, lenguaje corporal o atmósferas, pero lo maravilloso es que nuestra interpretación de la música dance encuentra seguidores en todo el mundo. En Australia, Asia, Europa, Nor y Sur America puedes encontrar gente que disfruta y ama la música que hacemos. ¡Y todos saben como lograr una gran fiesta!

 

Tu primer show en Chile fue en enero del 2010. ¿Qué recuerdas de esa experiencia?

 

¡Fue genial! Me encantó el lugar, la gente y la vibra. Lamentablemente no pude quedarme por mucho tiempo.

 

¿Cómo has evolucionado como músico desde entonces y cómo ha cambiado tu sonido?

 

Como músico, siempre debes encontrar nuevas entradas o influencias que, logicamente, te llevan a una evolución.

 

Dado que hoy toco más, y en pistas más grandes, el sonido ha cambiado hacia una dirección más animada, pero sigo profundizando en la música house. Aún me encanta tocar en clubs pequeños.

 

 

Te encanta producir bootlegs que guardas para ti mismo o que regalas de forma exclusiva a algunos amigos. ¿Sigues haciendo esto? ¿Qué te gusta de ello?

 

He producido muchos, muchos bootlegs, pero como has notado, un 90% de ellos nunca han sido publicados.

 

Para mi esta es la oportunidad de integrar algunos temas únicos y no editados en mis sets, y claro, los comparto con algunos de mis amigos. Me gusta este intercambio y aún lo hago.

 

Al momento de producir o tocar, ¿Prefieres equipos análogos o digitales?

 

Mi estudio está basado en equipamiento análogo.

 

Sólo uso el computador para grabar, arreglar y mezclar. Me gusta el sonido específico, los pequeños errores y el groove aleatorio que te entregan los equipos análogos. Esto es algo que se podría hacer simplemente con un software, pero me encanta mover perillas.

 

Para mis dj sets, uso Traktor y controladores. Manejar 4 decks me da mejores opciones para crear nuevos loops y canciones en comparación al vinilo, pero creo que todos deberían encontrar la forma que mejor les acomode, sea digital o análogo.

 

¿Cuál es tu ambiente favorito para tocar, club o festival?

 

Es difícil de decir. Ambos tienen su atractivo propio y realmente depende del lugar, refiriéndome con esto a toda la producción del festival, el sonido, la atmósfera, etc. Pero tocar en un club pequeño con un gran sistema de sonido es algo que aún me encanta. Estás junto a la gente y se puede generar una intensa atmósfera.

 

 

Por Ricardo Cáceres.

Edición por Trinidad Vargas.

Síguenos en:

Comentarios