canvas no soportado por el browser.

Entrevistas

Dinky

Antes de una nueva visita al país, conversamos con la talentosa productora.

La visita a un noventero Berlín bastó para que Alejandra Iglesias encontrara su camino. Asistir a clubs como Tresor y escuchar las sesiones de djs de la talla de Hell o Sven Vath fueron claves en su entrada al mundo de la música electrónica.

 

De vuelta en Chile, Alejandra se une a la revolución musical que ya generaban en el país artistas como Ricardo Villalobos, Luciano, Dandy Jack o Atom Heart, donde su talento comenzó poco a poco a florecer y potenciarse.

 

Luego de vivir un tiempo en Nueva York, Alejandra decide establecerse el año 2003 en Berlín, ciudad que le permite a su carrera terminar de despegar para consolidarse definitivamente. El lanzamiento de Acid In My Fridge le abrió las puertas para tocar en clubs como DC-10, Cocoon Club, Amnesia, e incluso lograr una residencia en Panorama Bar.

 

Con el alias que le ha dado reconocimiento mundial, Dinky ha publicado a la fecha cuatro discos de estudio, trex mix-cds y una gran cantidad de Eps, posicionándose como una una de las más talentosas y fructíferas productoras que Chile ha visto nacer.

 

A pesar de tener regulares visitas a su país de origen, Mysteryland será la primera presentación de la dj fuera de un Club. De esto y más conversamos con ella en la siguiente entrevista.

 

 

Estás entre las productoras más destacadas del mundo, con publicaciones en grandes sellos como Cocoon, Osgut Ton, Crosstown Rebels o Wagon Repair. ¿De dónde nace tu música?

 

Depende. La mayoría de las veces nace físicamente en mi estudio, a veces en casa (donde tengo un mini estudio) e incluso a veces en mi iPad.

 

Viajo muchísimo y aprovecho el tiempo para componer ideas en mis viajes, pero prefiero producir música en un estudio apropiado y con buena acústica.

 

También como viajo mucho aprovecho ese tiempo para componer ideas, pero prefiero producir música en un estudio apropiado y con buena acústica.

 

¿Cuáles son tus influencias?

 

Muchísimas. Y siempre van cambiando.

 

Musicalmente me gusta mucho el Jazz y el Blues. Miles David, Billie Holliday, Ella Fitzgerald.

 

También la música clásica, sobretodo la compuesta para guitarra clásica como Tarrega, Carruli y Sor.

 

Entre las cosas más modernas me gusta mucho Fever Ray, Portishead o Kate Bush.

 

Hace poco debutaste con un Ep en Visionquest, sello que está dando mucho que hablar. ¿Cómo se gestó esto y qué opinas de ellos?

 

Conocí a Seth Troxler en Berlín hace algunos años. Nos llevamos muy bien, nos gusta la misma música y el siempre a tenido interés en mi trabajo, incluso incluyó 3 temas míos en su ultimo mix-cd en NRK. Hace tiempo que hablamos de colaborar y se dio el momento este año.

 

Son todos unos chicos muy interesantes y abiertos musicalmente, divinos.

 

 

Tu madre cantaba y tocaba instrumentos, tu hermana tocaba guitarra y tú el piano. ¿Cómo llegaste al mundo del Techno?

 

Vengo de una familia bastante musical. Por parte de mi madre varios músicos y por mi padre amantes de la música. Creo que la música electrónica es una lógica evolución debido a la tecnología.

 

El nombre techno no me gusta mucho. Mi música siempre ha sido más house y electrónica que techno.

 

Me involucré con la escena de la música electrónica por una de mis hermanas que vivió en Alemania en los 80 y 90.

 

¿Cuáles son tus procesos de producción y el cuál es el equipamiento actual que usas?

 

Siempre es diferente, depende de la música.

 

El proceso de hacer música para club es muy distinto al de hacer canciones. Para música de club, me gusta comenzar con los bajos o percusión. El bajo es muy importante para llevar el ritmo. En cambio, cuando hago canciones, es con la guitarra o el piano y voz. Aquí es muy importante el contenido lírico y melódico.

 

Secuencio y grabo con Protools HD 8, ya que utilizo muchos elementos acústicos. Para esto se necesita un sistema sin latencia y muy exacto en edición.

 

En el estudio tengo demasiados equipos como para nombrarlos todos, pero los mas importantes son: Guitarra Moog, Piano Eléctrico Rhodes, Compresores Tubetech Club y Manley, Bajo Fender, Reverb Bricasti M7, Monitores Meyer Hd1, Prophet 8 y Poly Evolver, Eventide H8000, preamplificado y ecualizadores Neve, secuenciadores análogos, Mixer Studer 169, varios micrófonos, varios amplificadores, guitarras y pedales de efectos.

 

Te presentaste en marzo junto a Matthew Styles en Club La Feria, un lugar emblemático de la escena. Ahora vuelves a un escenario totalmente diferente, Mysteryland. ¿Qué esperas de esta nueva experiencia? ¿De qué forma enfocarás el set?

 

Bueno, es un escenario mucho más grande, me parece que tocaré en el Open Air Stage durante el día. Debo tocar un poco mas energético, pero al ser de día puedo ser fiel a mi sonido, que es más house. Si debo, me tengo que adaptar.

 

Prefiero los clubes a los festivales enormes, pero a veces se forman cosas interesantes y me imagino que estando en mi país va a ser muy emocionante.

 

Tengo muchas ganas de estar allá.

 

 

¿Sigues prefiriendo lo análogo a lo digital?

 

Me gusta mucho combinar cosas, aunque siempre tiendo a usar instrumentos acústicos o análogos.

 

De todas maneras, se trata de encontrar un balance. Hay que ser libre y no pensar mucho. Mientras suene bien, no importa la fuente.

 

Fuiste parte de un grupo de Djs chilenos que creó todo un nuevo panorama musical en el país. ¿Cómo vez la actual escena chilena, esa que se desprende de lo que ustedes crearon?

 

Fue una época muy entretenida y que nos marcó mucho a todos, pero hace mas de 15 años que no vivo en Chile y estoy algo desconectada de la escena.

 

Para ser honesta, es la primera vez que me contratan para ir a presentarme a mi país profesionalmente.

 

No sé mucho lo que pasa en Chile, pero me imagino ha cambiado, ya que muchos de mis colegas de Europa han ido a tocar a Chile en los últimos años. Sé que Street Machine hace cosas de gran nivel.

 

Los últimos años he tocado en la Feria para un publico exclusivo y me lo he pasado genial, pero más que nada, cuando vengo a Chile me concentro lo más posible en mi familia, a la cual no veo muy seguido.

 

¿Qué significó para ti vivir parte de la era dorada del tecno en Alemania?

 

Vivo en Berlín desde el 2003 y para mi la era dorada fueron los 90s.

 

Estuve aquí visitando en el 93 y fue magnifico, muy diferente a lo de hoy. También era mucho mas joven y quizás eso influyó.

 

Ahora, también se puede decir que Berlín siempre estará en una época dorada en la música electrónica, ya que acá están los mejores clubes y Djs del mundo.

 

 

Dices no pensar mucho en el futuro porque el presente te tiene muy ocupada. ¿En que estás hoy?

 

Estoy viajando muchísimo, pero también finalizando un álbum de cantautora en Crosstown Rebels y K7 bajo otro nombre. Es un proyecto muy diferente a todo lo que hice antes, son canciones y no “tracks”. Hay bastante sonidos electrónicos, pero muchos instrumentos también. Ha sido un trabajo duro pero fascinante, ya que cantar y componer es otro cuento y me ha ayudado a evolucionar como persona y artista.

 

También Jorge Gonzáles me ha pedido escribir juntos un par temas para su álbum. Eso me tiene muy feliz, ya que creo que aprenderé muchísimo de él!

 

 

Por Ricardo Cáceres.

Edición por Trinidad Vargas.

Síguenos en:

Comentarios