canvas no soportado por el browser.

Artículos

Creamfields 2011

Fuimos a la octava versión local del festival. Esta es nuestra impresión.

Debutando en nuestro país el año 2004, la historia de Creamfields Chile ha tenido altos y bajos.

 

Dos grandes jornadas iniciales, una tercera que no estuvo a la altura, tres siguientes que transformaron el festival en un largo concierto bailable y, finalmente, un gran renacer el pasado año 2010, creaban grandes expectativas para esta nueva edición, segunda en Espacio Riesco. Se cumplieron? Sí. Veamos por qué.

 

Cuatro escenarios recibían a los invitados internacionales, mientras un quinto era dedicado únicamente al talento nacional.

 

La selección de los Djs daba para todos los gustos. Para un variado paseo entre las distintas tendencias que ofrecían las casi 9 horas de duración que tendría el evento. La diversidad musical era de por sí el plato fuerte de la noche.

 

Y así fue nuestro recorrido :

 

Comenzamos con Busy-P, quién llegaba para descargar toda la artillería electro-rock que tanto renombre (con justa razón) le ha dado. El ex-manager de Daft Punk y fundador de Ed Banger Records tenía todo para dejar el Alternative Arena con tempranos y serios daños, pero no fue así. Un set que no logró conseguir la energía y consistencia esperada nos dejó con una decepción y fuera del escenario. No podíamos perder tiempo. Siguiente y escueta parada, Cream Arena.

 

 

Al llegar, Joris Voorn tenía ya el recinto hirviendo. Con un público eufórico y totalmente a sus pies, el holandés demostró durante nuestra rápida visita por qué está entre los grandes nombres que el techno/house tiene a su haber. Satisfechos, cambiamos de stage, nuestro objetivo principal nos esperaba: Cocoon Arena.

 

En el camino, un paso por Alternative Arena nos hacía ver la rebosante energía que el joven Afrojack generaba con el público.

 

A nuestra llegada a Cocoon Arena, el hijo pródigo de Detroit, Seth Troxler, estaba ya en control de la música. Y de qué forma!. Durante su presentación, Troxler no hizo más que hacer gala del manejo que le ha dado el título de heredero de un sonido que ha marcado pauta durante años en las áreas del techno y el house, con una excelente selección de temas que pasaban uno tras otro con una gran y pulida técnica. Lamentablemente un escaso público disfrutaba de su set.

 

 

La gente conectaba totalmente con el miembro de Visionquest cuando se ve llegar a Miss Kittin, número largamente esperado. Lista para tomar el mando de la carpa y volver a presentarse en Chile después de 8 años, extrañamente, Caroline cambia de opinión, se sienta, cruza sus brazos y frunce el ceño. Por un buen rato. Hay unas conversaciones no muy amistosas. Kittin se ve molesta, se para y se va. Poco después publicaría en facebook su molestia por no tener el mixer que había solicitado y que causó su retiro. Así es ella, la conocemos.

 

Pero la noche seguía su curso y, lejos de transformarse esto en un mal rato, se convirtió en todo lo contrario, un regalo. Sí, un regalo, porque dejando de lado el haber perdido la oportunidad de escuchar la música de la francesa, este vacío que generó su deserción significó extender en una hora más los sets de Troxler y quién cerraba el escenario : Su majestad, Sven Väth. Por lo que sí, terminó siendo un regalo.

 

Un rápido paseo por el escenario principal nos confirmaba lo esperado, David Guetta concentraba el grueso del público en su cuarto Creamfields Chile. Pop viene de popular, y en aquello, el francés es rey. Perdiendo todo el toque técnico y musical que tuvo alguna vez, como en aquella gran primera presentación el año 2005 y que algunos atesoramos, Guetta era ovacionado por un público mayoritariamente adolescente que vitoreaba y coreaba la música que éste reproducía. Las cosas cambian y la vida sigue. Nuestro recorrido también.

 

Volvemos a Cocoon Arena para presenciar el pase de Troxler al káiser, al pappa, al gran Sven Väth. Magistral e histórico. Dos generaciones clave en el movimiento techno unidas por un par de máquinas. Si bien en un comienzo se vio molesto, por razones que ignoramos, el alemán supo a punta de vinilos manejar un set poderoso con el sello que sólo 30 años de experiencia pueden ofrecer. Una clase de manejo y ejecución que dejaba en claro por que el sonido Cocoon, representado por su propio creador, es clave para entender el permanente desarrollo de la música electrónica.

 

 

Penúltima parada, vuelta a Cream Arena para escuchar la presentación de Luciano. El chileno-suizo tenía en el stage exactamente lo que un festival como Creamfields busca lograr, una fiesta. Muy fiel a su actual estilo, el mandamás de Cadenza presentaba su reconocido combo tech-house cargado de influencias latinas, inquietos bajos, percusiones y sampleos vocales, haciendo vibrar a la gente que repletaba el recinto. Luciano Nicolet demostró una vez más en su tierra porqué esta considerado entre los mejores djs y productores del mundo.

 

 

Antes de retirarnos, una pasada por el escenario principal, dónde ante muy poco público se presentaba Ferry Corsten, quién cerraba la noche con su trance hipnótico y lleno de armonías. “This is it, Santiago!“, exclamaba el holandés antes de colgar los audífonos y apagar sus equipos. Creamfields 2011 llegaba a su fin.

 

Saliendo de lo estrictamente musical, es imperante destacar el gran manejo de visuales por parte del colectivo Anatómico, quiénes complementaban perfectamente la música que se entregaba en los distintos ambientes, generando con esto una experiencia cautivante y completamente conectada.

 

Creamfields tuvo como gran valor el ofrecer una variada gama de géneros musicales, la que fue presentada por algunos de los más destacados pinchadiscos del momento. Un diverso y multitudinario público transitó sin descanso entre las distintas alternativas que la noche entregó, llenando los escenarios y disfrutando lo que, después de todo, nos reunía en tan extensa jornada, la música.

 

Si bien el concreto de Espacio Riesco no lo hace el lugar más idóneo para un festival, si tiene las prestaciones adecuadas para que un espectáculo de este se realice en perfectas condiciones. A mejorar, pequeñas fallas en sonido, mantención de baños y eficiencia en barras.

 

Queda sólo una oportunidad para corregir, el 2013 celebramos 10 años.

 

 

 

Por Ricardo Cáceres.

 

 

Síguenos en:

Comentarios